5 feb. 2015

Frikicata en La Boutique #03.


Siguiendo con la serie de las “Frikicatas” organizadas en La Boutique de la Cerveza, y tras haber faltado a su cita en diciembre por razones que ahora no vienen al caso, hace unas semanas nos juntamos unos cuantos amigos con el único pretexto de disfrutar de una nueva velada alrededor de unas cuantas cervezas especiales.

Pero el hecho de faltar a su cita en diciembre no iba a significar que no fuésemos a disfrutar de esas cervezas de temporada tan particulares, así que con el mes de enero bien avanzado nos tomamos tanto las cervezas navideñas y de invierno con turrones y todo de por medio… ¡Bienvenidas sean las excusas para pasarlo en grande! ;-)

De las siete cervezas previstas la primera elegida fue la estadounidense Blue Mountain Blitzen, quizás la elaboración que menos expectación había levantado antes de probarla pese a ser una Bière de Noël fermentada con la levadura de la trapense Rochefort. En nariz sorprendió muy gratamente, con notas a dubbel belga, algo de caramelo, regaliz, un punto de galleta, y en boca, sin ser ninguna cerveza arrolladora ni despampanante sedujo a todos por su logrado equilibrio y su bien escondido alcohol, características propias de las reputadas trapenses belgas a las cuales recordaba muy mucho en cada trago.

Continuamos con el irreverente pero al mismo tiempo venerado Dany Prignon y sus “fantasmagóricas” elaboraciones. La primera de las dos que tomamos durante la velada fue la Fantôme Hiver, con una nariz realmente muy cítrica, recordando a lemongrass, también limón y un punto vegetal como a hoja de cilantro. En boca el protagonismo se lo llevaban las especias como el clavo, el coriandro, también un punto anisado, y por supuesto nuevamente los cítricos como el limón, aportando una acidez marcada aunque no excesiva. Una cerveza muy fresca y con un cojunto muy bien trabajado. Fue una de las que más elogios recibió de la noche.

Proseguimos la sesión con la Fantôme Noël, una cerveza que aún habiéndola probado anteriormente no tenía excesivos recuerdos pero esperaba que se acercara más al carácter “navideño” de la cata que las anteriores. En este caso vestía como la Blitzen, con un color marronáceo en este caso coronado por una espuma muy endeble y que no tardó en desaparecer como en su hermana Hiver. En nariz estaba bastante más apagada destacando algunas notas a fruta desecada como pasas, un punto a caramelo y ligeramente también a canela. En boca tomaba protagonismo el alcohol, dando una calidez mucho más notable (10% alcohol), y dejando un trago algo desequilibrado, con un punto amargo particularmente notable al final del trago. No disgustó, pero tampoco entusiasmó, ni mucho menos.

Dejamos Bélgica y volvimos a cruzar el Atlántico para probar la canadiense Charlevoix Hibernus, la cual nos regaló un aroma bastante particular que entre los asistentes terminamos encasillando en algo así como a notas de jarabe de arce y miel de brezo, algo floral. En boca ofrecía esos mismos recuerdos aunque sumándole caramelo quemado y una ligera calidez, mucho más integrada en el conjunto que en la Noël anterior. Una elaboración muy particular, gustó pero sin florituras excesivas.

Como si de partido de tenis se tratara, retornamos a Bélgica y más concretamente a Flandes, morada de la Struise Tsjeeses Reserva Bourbon, una elaboración en la que las notas a este destilado no fueron tan prominentes como cabría esperar al dejar la cerveza seis meses en estas barricas. Las notas a madera (pero más bien a madera cruda) sí aparecían, junto con un conjunto afrutado y dulce, muy equilibrado eso sí, y con un ligero punto amargo consiguiendo un trago contundente pero no agresivo.

Volvimos a saltar de continente esta vez para ir a los Estados Unidos, más concretamente a California, donde se produce otra de las claras triufadoras de la noche como es la Port Brewing Santa’s Little Helper. Se trata de una Imperial stout suntuosa y que iba ofreciendo más y más notas a medida que iba tomando temperatura. Cacao, regaliz, torrefactos, café, pasas, un punto ahumado… Ni rastro del alcohol y con una textura no excesivamente sedosa y más cercana a algunas británicas del estilo, pero tremendamente disfrutable. Un copón para disfrutarlo con mucha calma.

Y volvimos a Bélgica nuevamente con la Dubuisson Bush de Nuits, elaborada con la base de la Bush Noël pero envejeciéndola durante seis meses en barricas de vino Borgoña del viñedo Nuits St. Georges. En nariz dominaban las notas a vino tinto y madera, además de un notable punto de acetona, vainilla, caramelo y frutos rojos. En boca volvían los recuerdos derivados del vino y la madera, frutos rojos y uva tinta, con una marcada acidez y astringencia y el elevado alcohol muy bien escondido. Reconozco que esta casa no me entusiasma con algunas de sus elaboraciones excesivamente alcohólicas pero ésta me sorprendió gratamente…

Después de ésta llegó el “extra-time”, momento en el que Quique se sacó de la manga una de sus creaciones caseras, concretamente la Mitja Galta Estrella, una cerveza de navidad especiada con canela, clavo y anís estrellado que sorprendió gratamente a todos, e incluso varios coincidimos en que perfectamente podría competir con holgura con muchas elaboraciones locales por el estilo que hay en el mercado.

También sobre la bocina en este caso “la casa” pusimos de nuestra bodega particular una botella que teníamos guardada de Affligem Christmas y cuya fecha de consumo preferente vencía en 2009. Más que ganas le teníamos respeto, la verdad, incluso diría que miedo por el daño que pudiera haberle hecho el tiempo a una cerveza producida por una casa como tal. Pero cual fue nuestra sorpresa al ver en primer lugar la notable espuma que formó, y luego que tanto en nariz como en boca las esperables notas oxidativas se limitaban a recuerdos muy vagos y completamente integrados en un conjunto en el que destacaban sobretodo las notas a caramelo, pasas y fruta escarchada, sin rastro del alcohol. Una gratísima sorpresa.


Y para cerrar definitivamente la jornada también Quique volvió a hacer de las suyas con una elaboración extrema (marca de la casa), Mitja Galta Hiel, una “cerveza” (por llamarla de algún modo) con 20º de alcohol y 3000 IBUs (algunos más…) que pese a estar lógicamente muy desequilibrada y dejar la boca más encogida que un sorbo de aguarrás, no tenía ni rastro de alcohol. Interesante elaboración como curiosidad que fuerza los límites a los que estamos acostumbrados.



Y con este último experimento cerramos una velada estupenda entre amigos con las cervezas navideñas y de invierno como protagonistas. Nuevamente quedó patente que el apelativo “navideño” es más un signo de la época en/para la que se producen estas cervezas que verdaderamente cervezas con unas características estilísticas muy constreñidas.

Las cervezas de la velada.

Foto de grupo.

Como comentaba más arriba, entre todas brillaron con luz propia la Fantôme Hiver, la Port Brewing Santa’s Little Helper y la Bush des Nuits. Ahora, a ver lo que nos depara la próxima frikicata, pero hasta entonces…

Salut!

20 comentarios:

  1. La Mitja Galta Hiel resulta más que sorprendente, por lo pequeña que es y la graduación. En esta vida hay que probar de todo, pero, sin duda, cualquier persoba probaría esta cerveza para catar, no para satisfacer nuestro paladar y tener un rato agradable, o así lo creo yo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje!! Desde luego, esa Mitja Galta fue la campana que descolocó a todos durante la cata. Como bien dices, más que para disfrutar y pasar un rato agradable esta fue un experimento para probar los límites. A Quique le encanta hacer elaboraciones extremas y experimentos varios y lo cierto es que es de agradecer porque de otro modo no probaríamos excentricidades de estas que siempre pueden ser interesantes a nivel de cata.

      Eliminar
  2. ...por cierto, se me olvidaba, muy buen post !!!

    ResponderEliminar
  3. Fantástico resumen de una excelente velada en torno a unas cervezas donde además de la brutalidad astringente de la 'Hiel' (obviamente había que tomarla al final de la noche pues su nombre ya era toda una declaración de intenciones) destacar gratamente la otra producción de Quique MitjaGalta y lo sorprendentemente bien que había envejecido una cerveza como Affligem ya que de por sí y por ser la marac que es como que no la valoramos bien y mira por donde... Además muy rica y sorprendente con variedad de matices la primera de las Fantome y también muy rica la Santa's. Volver a celebrar las Navidades en Enero valió la pena... a por la Cuarta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, más allá de la locura final la cata tuvo un nivel bastante bueno de cervezas, y sobretodo la Affligem que no esperábamos que diera la nota en lo positivo. Fantôme y Santa's a otro nivel, desde luego. Ahora a por la cuarta como bien dices... a ver lo que nos depara ;-). Salut!!

      Eliminar
  4. Mitjagalta Hiel! 20º y 3000 IBUS? IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIPA? xD

    No veas. Muy buena cata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!!! Eso de Imperial IPA no tiene na... Como decía por arriba, a Quique le encanta probar y ahora "atravesaba" una fase de experimentación con el lúpulo, los IBUs y los equilibrios con el alcohol... Fue muy interesante, pero el botecito, que no se de cuantos centilitros era, duró para 8 y aún sobró... jejeje!! Saludos!!!

      Eliminar
  5. Esto me anima, me di el capricho de comprarme una Fantôme el otro día y justo elegí Fantôme d'Hiver... ¡seguro que la disfruto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buffff, no hay color en comparación con la Noël, Hugo. La Hiver es una auténtica pasada... Eso sí, perfectamente podría ser una Printemps por el contenido fresco y cítrico. La disfrutarás mucho, seguro!

      Eliminar
  6. Mu ricas! ya echada de menos una entradita de estas, símplemente una colección de cervezas y sus descripciones para ponernos a babear :-D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje!! Lo tuyo es masoquismo... Bueno, me alegro que te guste, jeje! No me entusiasma compartir entradas de solo catas, ya lo sabes, pero vamos, como en este caso hay algunas menos frecuentes pues me parece interesante compartirlo :P. Un abrazo!!

      P.D. Intuyo que la capa de nieve no bajará de los 20 metros a nivel de calle por allá, no? Jajaja! Como siempre te quejabas de poco frío... ;-)

      Eliminar
    2. Jaja no sé, depende de quién las escriba, pero a mi tus "catas" se me hacen entretenidas de leer. Y lo de la nieve, bueno, tampoco es para tanto (desde luego nada comparado con el norte de España, que cuando vemos las imágenes en el telediario flipamos!), pero ha mejorado la cosa. Hoy hacía una buena rasca, si...

      Eliminar
    3. Bueno, pues me alegro que así sea, pero me temo que ni así verás muchas notas de estas por aquí... :-P.

      Lo de la nieve, bueno, es cierto que ha caído la del pulpo por el norte peninsular, no sé en Munich, pero os imaginé la nieve a la altura del balcón y Bolilla por ahí... jaja!

      Eliminar
  7. La Hiver fue una auténtica delicia, al igual que la Little helper, la Blitzen... Muy interesantes estas navideñas que vinieron al pelo en una fría noche.
    Mención especial para las aportaciones de Quique Alba con sus elaboraciones, un cervezon de navidad y la de 3000 IBU uffff jejeje.
    La Affligem toda una campeona!
    Gran cata. A ver qué nos van deparando las siguientes frikicatas!
    Saludos Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto tus opiniones tanto sobre las tres primeras como también sobre las sorpresas de Quique y la Affligem. Sobre las próximas frikicatas... pues a ver, a ver... ;-). Me alegro que lo pasaras bien. Saludos Cristóbal!

      Eliminar
  8. Si es que a veces dejamos de lado los clásicos, y no son tan malos como a veces pensamos hombre, Affligem sigue dando la talla aunque no sean pepinacos de cerveza. No tenía ni idea de que tenían una especial de navidad, pero bueno seguro que tienen más pero por aquí no llegan, jejeje.
    Lo de la sobrada de los 20 ºC y tropecientosmil ibu's, ya son ganas!! tendríais el vaso de agua al lado ¿no? jajajaja

    Un saludo Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reconozco que en este caso tienes toda la razón. Affligem es una cerveza que hace la tira de años que no probaba una sola ya que tenía recuerdos de ellas de las típicas belgas excesivamente dulzonas y alcohólicas que a día de hoy no me apetece mucho reprobar habiendo tanto por descubrir.

      Lo de la locura final, pues eso, simplemente una locura... Y sí, pese a que repartimos ese minibotellín entre 8 hizo falta agua... mucha agua, jejeje!!

      Un saludo Adrián!!

      Eliminar
  9. Jojojojo 3000 IBU que barbaridad, no se os quedó la lengua verde?
    Buena sesión de cata, me llama mucho esa Port Brewing y las Fantome, esperamos con ganas la siguiente sesión.
    Saludos Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje!! Verde no pero roja del quemazón sí, jajajaja!! Tremenda bomba de amargor... :-P

      Apunta bien esa Santa's y la Hiver de Fantôme (la Noël no convenció tanto...).

      A ver que tal la siguiente sesión, creo que te gustará, jejeje!! ;)

      Saludos Gonzalo!

      Eliminar