9 feb. 2015

Brasserie Cantillon amplía su producción con un nuevo local.


Hoy quiero compartir con vosotros una noticia sobre mi tan admirada Brasserie Cantillon, una cervecera afincada en Bruselas y cuyas elaboraciones perfectamente las podríamos considerar unas auténticas supervivientes en un mundo repleto de automatismos, de maquinarias precisas y minuciosas y también de controles sanitarios en ocasiones un tanto desmesurados.


Durante el pasado verano su maestro cervecero, Jean Van Roy, desveló una grandísima noticia, y es que tras estar un tiempo buscando un local con el que ampliar sus instalaciones, finalmente en julio encontraron ese que podéis ver en la foto anterior, situado en la Rue Sergent De Bruyne y a escasos 300 metros de su local actual en el número 56 de la Rue Gheude, en Bruselas. En el siguiente mapa podéis ver la calle y la localización de la Brasserie Cantillon.




El local perteneció en su día a una mezcladora de lambic llamada Brasserie Limbourg que tristemente cerró en la década de 1960 y con este nuevo espacio, Cantillon tendrá cabida para doblar la producción a lo largo de los próximos 4 años, pudiendo así ofrecer estas cervezas a mercados que las demandaban insistentemente como por ejemplo el estadounidense. Era tal esa demanda que hasta ahora no tenían más remedio que rechazar el 50% de las peticiones para la exportación por falta de ese espacio necesario para guardar y posteriormente mezclar las diferentes añadas.


Hace unos días desde Cantillon compartieron unas fotos en las que mostraban como impregnaban las paredes de su cerveza lambic con un spray, para así crear el microclima favorable para la guarda de esta cerveza tan particular. Lejos de ser algo excéntrico, esta costumbre era habitual entre los productores de lámbic cada vez que adquirían un nuevo local.



A continuación tenéis dos fotos, una con el lote elaborado expresamente para guardar durante dos o tres años en la nueva localización y que podrá ser utilizada a partir de 2016-2017, y por otro lado las barricas con la cerveza ya en el nuevo local.




Esperemos que de este modo las elaboraciones de Cantillon dejen de escasear y podamos por fin disfrutar de ellas con una mayor regularidad, acabando también con el mercado negro que las rodea y cumpliendo así aquello que nos contaron en nuestra visita a la fábrica de hace unos años: “las cervezas de Brasserie Cantillon no deben ser objetos deseados y costosos que solamente puedan permitirse unos pocos pudientes, sino una cerveza para el pueblo”.

Sin duda, una grandísima noticia para los amantes de las lambic ¿no os parece?

Salut!

* Todas las fotos tienen sus respectivos derechos de autor.

14 comentarios:

  1. Muy buena noticia, sin duda.!!!! Seguramente nos beneficiará a todos a los que nos encanta cantillon!

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, espero que lleguen con mayor facilidad. Lo que no sé es si eso repercutirá también en los precios... sería ya genial!

      Saludos Rubén!

      Eliminar
  2. Los americanos si que se deben estar frotando las manos, hasta ahora estaban pagando auténticos pastizales por botellas de Cantillon.
    Sin duda una gran noticia.
    Saludos Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje!!! Desde luego que sí, los estadounidenses se volvían locos y no les importaba pagar lo que fuera por Ebay y otros sitios. Pero vamos, también espero que nos repercuta a nosotros, solo de pensar en poder disfrutar de cualquiera de ellas sin tanta dificultad ya estoy feliz... jejeje! Saludos Gonzalo!

      Eliminar
  3. Una buenísima noticia que ójala haga que aumente la oferta para España. Sería genial sin duda.

    Un abrazo Pau

    PD. por cierto, Brasserie Limbourg?, en la foto creo leer Gimbourg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, todo lo que signifique (dentro de un límite) que por estos lares tengamos Cantillon no puede ser una mala noticia.

      Sobre la L de Limbourg, es cierto que en la foto tiene un aire a una G pero en todas las fuentes que he consultado incluidas las de la propia Brasserie lo escribían con L de Limbourg. No sé si tendrá algo que ver con la fábrica, pero Limbourg es el nombre de la provincia más oriental de Flandes.

      Un abrazo José!

      Eliminar
    2. Qué extraño..., Limboug/Gimbourg. Ya me parecía raro que dejaras algo "sin atar" pero quizás puede que tenga algo que ver esa referencia con la provincia de flandes

      Un abrazo

      Eliminar
    3. Indagando me he topado con un vaso de una gueuze de la Brasserie Limbourg, lo cual termina por confirmar que existía esta mezcladora con la L.

      Como coleccionista bien sabrás que hay tipografías algo confusas, a mi me ha pasado con algunas alemanas (ahora mismo no recuerdo las casas...).

      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Una muy buena noticia los aficionados a este tipo de cervezas estan de enhorabuena.

    Un saludo Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda es una noticia genial, aunque intuyo que lo de "aficionados a este tipo de cervezas" no va por tí, no? Jejejeje!

      Un saludo Andrés!

      Eliminar
  5. Pues si!! Muy buena noticia!, y tuve el enorme placer de visitar la fábrica de la rue Ghuede!! pues habrá que visitar el nuevo!
    Son solo 300 metros, pero que de historia!!!
    Supongo que las visitas guiadas las seguirán haciendo en el antiguo…
    Maravilloso!!

    Un saludo Pau!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje! Nunca es tarde para repetir una visita como esta, eh Dani? Jejeje!

      Intuyo que todo seguirá igual, de momento solo usarán de almacén porque no hay más espacio para ello en las antiguas instalaciones. De hecho si recuerdas hace un tiempo ya hablé de la adquisición de un refugio antiaéreo para ese mismo cometido.

      http://lupuloadicto.blogspot.com.es/2014/07/la-brasserie-cantillon-y-su-bodega-en.html

      Un saludo Dani!! A celebrarlo!!! :D

      Eliminar
  6. CONFIO EN QUE ESTO VALGA PARA BAJAR UN POCO SUS PRECIOS Y QUE ACCEDER AL MUNDO LAMBIC NO SEA DIFICIL POR PARTIDA DOBLE.
    UN SALUDO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego sería ideal que pudiesen bajar los precios pero de todas formas si no fuera así no considero ni mucho menos que una cerveza así sea cara. Tiene como poco dos o tres años de guarda, el coste de adquirir y mantener las barricas, tener stock parado sin vender tanto tiempo, las dificultades y limitaciones de poder elaborar durante unos pocos meses muy concretos del año... Desde luego no considero que sean caras ni mucho menos.

      Aún así estoy contigo en que habría que tratar de hacer accesible estas cervezas a la gente y una idea quizás fuera apostar más por formatos de botellas menos grandes (las que ya utilizan de 37,5cl, por ejemplo).

      Un saludo Jorge!

      Eliminar