6 mar. 2014

Viaje por Baviera (9): Oberland, Ettal y Mittenwald.


Hoy quiero compartir con vosotros la penúltima entrada (me parece escuchar de fondo unos cuantos resoplidos de alivio... ;-) ) del viaje a Baviera del pasado verano. Y es que aunque en primera instancia quería unir el contenido de este post con el anterior, ya que la visita a la abadía de Ettal no tenía mucha chicha por ella misma, lo cierto es que tanto por el entorno que lo rodeaba como por los numerosos atractivos de la zona he creído mejor separarlo y montar un post individual para que así quien quiera montarse una excursión de un día al sur de Baviera tal y como hicimos nosotros lo pueda hacer, aunque esto signifique publicar un post menos cervecero de lo habitual.

Estuvimos de excursión varios días el sur bávaro pero hoy únicamente me quiero centrar en la visita que hicimos un 23 de julio por el Oberland, en el sur de la región de Alta Baviera (Oberbayern), concretamente por los distritos de Weilheim-Schongau y Garmisch-Partekirchen. Aquí se encuentran dos pueblecitos de cuento, Oberammergau y Mittenwald, rodeados ambos por bellos prados oteados a su vez por las omnipresentes cumbres nevadas alpinas, y todo ello atravesado por la maravillosa Alpenstrasse, la carretera que discurre por los alpes bávaros y que hace las delicias de quienes amamos conducir (aunque no tengamos un BMW cono en el anuncio... ;) ). Y lo mejor es que este edén también tiene varios atractivos cerveceros pero para conocerlos deberéis seguir leyendo.

Mapa tomado y modificado de aquí.

Tras travesar prácticamente toda la región de Alta Baviera llegamos a nuestro primer destino del día, la Wieskirche, una iglesia en medio de bonitas praderas onduladas (de hecho en alemán significa precisamente “iglesia en la pradera”) y cuyo título de Patrimonio de la Humanidad atrae, y merecidamente, a numerosos visitantes.

Si esto os gusta, los interiores son aún mejores…

Tras contemplar sus maravillosos interiores rococó proseguimos hasta un pequeño pueblecito llamado Oberammergau, ya en el distrito de Garmisch-Partekirchen, ya que los maravillosos lüftlmalerei, los frescos que adornan las fachadas de numerosas casas, merecían mucho la pena.


Un paseo tranquilo por sus calles de buena mañana y cuando las previsibles hordas de turistas aún no habían llegado fue algo realmente placentero, pero si a esa visita matutina le sumáis comer cualquier delicia de la primera bäckerei que os encontréis, el gozo se multiplica exponencialmente.

 Ya sé donde quiero retirarme de mayor...

Tras recorrer el pueblo de punta a punta proseguimos nuestra escapada para llegar a Ettal, donde nos esperaba el primer destino cervecero del día, la Klosterbrauerei Ettal. Pero antes de nada tocaba visitar la abadía que da nombre a la cervecería y donde moran los monjes cerveceros.

Siempre da gusto ver tanta variedad a la entrada de un pueblo…
Por fuera...

... y por dentro.

Tras la visita nos fuimos al Klosterbräu Restaurant, donde nos dimos un buen homenaje regado con sus cervezas, una de las razones por las que quisimos montar una ruta por estos lares. Empezamos pidiendo Benediktiner, una weiss servida de barril bastante más maltosa de lo habitual, con un punto cítrico y un ligero amargor como contrapunto. Seguimos con una Pils refrescante, ligeramente herbal y un punto amargo, y su Dunkel, también de barril, con muy buen aroma, acaramelada, ligero toffee y regaliz así como algo herbal.


Terminamos con su Doppelbock esta vez en botella, cerveza valorada en Ratebeer con un sorprendente 98, algo que para nada es habitual entre las alemanas. En este caso ofrecía los esperables recuerdos a caramelo y también caramelo quemado, un punto de café, con una entrada aparentemente liviana pero que fue de menos a más a medida que tomaba temperatura. De esas cervezas que con un sorbo podría pasar desapercibida pero que con tragos consecutivos revela su auténtica grandeza. Por ponerle un pero, quizás el punto excesivo de carbonatación.

Rica doppelbock...

Maravillosa esta ternera (Münchner Tellerfleisch)
con salsa de rábano picante.

En este punto teníamos dos opciones, o bien continuar hacia el suroeste y visitar el Schloss Linderhof (uno de los palacios del “demente” Luis II) o bien seguir hacia el sur hasta Mittenwald, y como de iglesias y palacios ya íbamos bien servidos nos decantamos por la segunda opción.

Así que después de travesar numerosos y bucólicos valles llegamos por fin a Mittenwald, un pequeño pueblecito fronterizo con Austria, enclavado en medio de montañas y de bosques como bien desvela su nombre.

Aunque no es ni de lejos una de sus mejores calles,
me gusta este rincón con los Alpes de fondo…

Aquí tuvimos una de esas revelaciones maravillosas que todo viajero espera encontrar y que dan un aire especial a todo viaje, y es que en este lugar parecía haberse detenido el tiempo. Más allá de las bellísimas casas, adornadas con mayor cantidad de lüftlmalerei si cabe que en Oberammergau (aunque por lo visto en este último son de mayor calidad…), el ambiente de cuento era verdaderamente cautivador, pese al turismo. El perfecto lugar para irse a vivir y desconectar del mundanal ruido de las ciudades.

Tras pasear de nuevo por sus laberínticas calles llegamos al segundo destino cervecero del día, la Brauerei Mittenwald, en la salida sur del pueblo y a menos de 500 metros de Austria.


Alojado en uno de esos típicos edificios de montaña hechos con piedra, pizarra y sobretodo mucha madera por dentro y por fuera, se situaba el Post Keller, un restaurante pegado a la fábrica de cerveza y único lugar donde por lo visto sirven sus cervezas sin filtrar.

Pedimos primeramente su Leichtes (light), una rubia ligerita que nos sorprendió muy gratamente ya que de normal todas las light me suelen generar pavor, así que cumplió sobradamente la función de refrescar el gaznate con un lúpulo herbal bastante marcado. Seguidamente probamos una Kellerbier bastante atípica, ni muy turbia ni demasiado cerealosa y nuevamente bastante subida de lúpulo. Terminamos con una Märzen, acarameladita pero nada empalagosa nuevamente por el destacable lúpulo cítrico y herbal. Tres cervezas muy bebibles que sin ser sobresalientes tampoco se les puede echar mucho en falta para disfrutarlas.

Leichtes, Keller y Märzen.

Tras terminarnos la Märzen fuimos a una pequeña tiendecita de la fábrica situada en un lateral entre el restaurante y la cervecería. Aquí compramos numerosas botellas de su amplio portafolio a un “carísimo” precio de entre 0,65 y 0,80 euros la botella de 50cl. Ver para creer, como en cualquier getränkemarkt alemán.

En este punto teníamos previsto disfrutar de un pequeño sendero en una garganta llamada Partnachklamm que empieza cerca de las famosas pistas de esquí de Garmisch-Partekirchen y que discurre por dentro de la montaña aprovechando el camino excavado por el río, pero desgraciadamente algo así como una tendinitis que me estuvo atormentando un pie durante gran parte del viaje impidió la rutilla. Así que improvisamos y nos fuimos a nadar al Eibsee, un lago glaciar situado a 1000 metros de altura, a los pies de la montaña más alta de toda Alemania, el Zugspitze. Y en este maravilloso enclave natural nos improvisamos un picnic a media tarde con unas cervecitas que llevábamos en la neverita del coche, cerrando así una jornada menos intensa en lo cervecero que otras anteriores pero que disfrutamos enormemente.


13 comentarios:

  1. Por queeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Perdona por contaminarte de esta manera tan sencilla y a la vez tan poco ortodoxa.

    Es la segunda vez en esta semana que me señalan el pueblecito de Oberammergau en el mapa. La primera fue porque me propusieron hacer un curso de una semanita allí en el mes de mayo. Desafortunadamente la antiguedad en mi trabajo es un grado y el miércoles me dijeron que no.

    Ahora me vienes tu con esos frescos, esas cervevezas, esa ternera, ¡¡¡esas abadías!!!. No tengo solución, lo siento...

    Me gustaría probar las Ettal in-situ. Aquí llegan varias y me parece que están bastante decentes. Cuanto más si las bebes directamente del tirador... Aunque la Doppel bock fuera en botella pero claro quizás ya se ha pasado la época para que estuviera en tirador. No obstante me a puedo imaginar riquísima. por cierto la dos fotos a la DoppelBock, siendo este uno de mis estilos preferidos, ¿¿va por algo?? o es sólo por amargarme un poco más la existencia..., del viernes

    Última frase: "cerrando así una jornada menos intensa en lo cervecero que otras anteriores pero que disfrutamos enormemente." Sencillamente me encanta esta frase, por que durante un viaje ni todo son cervezas, ni posavasos o etiquetas, ni ir de un lado para otro y estar pendientes de horarios de apertura y cierre,...

    Un abrazo Pau, y soy de los que opino que es una pena que este sea el penúltimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaja!!! Como me he reído con tu comentario, Jose!! Qué grande, jajaja!

      En primer lugar, mortal lo de hacer un cursillo en Oberammergau debe ser para ir y no volver... Qué casualidad justo ese pueblo! Si ya te lo he dicho varias veces... de mayor quiero ser como tu, jaja!

      La cerveza en origen, pues ya sabes, no hay color... Y hasta en botella, en origen, sin kilómetros de por medio, cambia que no hay comparación... La misma Augustiner que la he tomado decenas de veces por la tienda desde que volví de Alemania no tiene comparación...

      Jajaja!! Las dos fotos con la doppelbock y con la carne... Soy algo maligno... jejeje!

      Sobre la última frase, es que al final lo menos importante es el coleccionismo, disfrutar probando cosas más o menos raras... Cada vez me doy cuenta que el mayor placer es disfrutar de los momentos con la cerveza acompañando y no acaparando todo el protagonismo!

      Un fuerte abrazo Jose, y tranqui que tras Alemania viene "la citá eterna" jajaja!!

      Eliminar
    2. "Cada vez me doy cuenta que el mayor placer es disfrutar de los momentos con la cerveza acompañando y no acaparando todo el protagonismo! "

      Chapeau!! Un abrazo

      Eliminar
    3. Jejeje!! ;-). Otro abrazo!!!

      Eliminar
  2. Otro pedazo de post de envidia, como dice Teddy menos cervecero quizás pero más relajado e interesante desde el punto de vista turístico y de aquellos a los que viajar también nos gusta tanto o más que beber

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí Txema, usurpando identidades!!!

      Eliminar
    2. El espectro de Jose Ramon ha dejado su rastro... jajaja! Ya te lo dije sobre Roma, disfrutar de la cerveza sin envoltorio merece la pena de forma ocasional... Me alegro que te haya gustado, mestre!!! Una abraçada!

      Eliminar
  3. Espectacular! Aunque menos cervecera, es la entrada que más me ha "inspirado" hasta ahora: mañana nos vamos a acercar a Mittenwald a ver si vemos algo de nieve :-D. Ya te contaré, gracias por las sugerencias!

    Ya tengo ganas de leer la última de esta gloriosa serie ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué envidia! Pues ya te contarás qué tal Mittenwald nevado... Aún más de cuento si cabe... Me alegro que te haya gustado, Diego!! Un abrazo!!

      Eliminar
  4. Que cabrón!!! Hasta los post del viaje con menos participación cervecera dan envidia jajajaja.
    Que maravilla poder disfrutar de esos parajes, está claro que Alemania es un lugar para visitar en coche. Espero con ansia la última entrega... y luego Roma :)
    Saludos Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!!! Coñe, lo que pasa es que sois unos envidiosos, eso no es culpa mía, jajaja!
      Sobre Alemania, pues así es, para ir en coche y perderse por infinidad de lugares, una pasada! Y Roma... de momento hoy ya ha habido un pequeño adelanto... que no puedo resistir más... jajaja!

      Saludos Gonza!!

      Eliminar
  5. Grande esta entrada, como te dije soy fan de esta serie de capítulos de aventuras cerveceras por Baviera. La pena es que ya se van acabando las entregas jeje. Una delicia de paisajes y de cervezas tomadas "in situ".
    un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristobal. La verdad es que todo tiene un final y aún dejándome algunas cosas en la chistera creo que a esta serie le ha llegado el suyo :P. Me alegro que te haya gustado. Un abrazo!!

      Eliminar