24 mar. 2014

Un fin de semana por Roma (I): Ma Che Siete Venuti A Fà y Domus Birrae.


Hoy empiezo una serie de cinco entradas en las cuales espero poderos transmitir el riquísimo y envidiable panorama cervecero que bulle en Roma a día de hoy y así de paso daros unas cuantas razones para que os queráis escapar a la maravillosa ciudad eterna.

Ya sabéis que lo mío no es la brevedad pero aún así voy a intentar exprimir al máximo las experiencias vividas para que os quedéis con lo más destacable. Y es que os doy mi palabra de que todo lo que disfrutamos durante aquel mágico fin de semana de febrero podría dar sin problemas para 8 o 9 post… ;). Sin más espero que os guste.

Ma Che Siete Venuti A Fà.

El primer local del que quería hablar y sin duda el que más ganas teníamos de conocer en Roma. No en vano reservamos un hotel a escasos 100 metros de él para disfrutar tantas veces como nos fuera posible, y de hecho tras descargar los bártulos la primera parada fue precisamente este local, donde fuimos a tomar “una pintita rápida”…


El local era minúsculo, la entrada no debía superar los tres por tres metros, con una barra pequeñísima y varios taburetes. Al fondo y tras atravesar un estrecho pasillo tenían otra sala también pequeña y sin ventanas pero más acondicionada con varias mesas altas y también taburetes, con una tele gigantesca en la que ponían fútbol sin sonido para que se escuchara bien la buena música rock. Bajando unas escaleras tenían otra sala, más íntima si cabe, donde uno podía relajarse tomando unas buenas cervezas.

El fútbol en Ma Che Siete es una religión...

Y os preguntaréis qué tendrá este lugar tan minúsculo para que muchos lo consideren uno de los mejores locales del mundo. Y es que el no tener cocina, o poseer unas minineveras para las botellas o tener un número de grifos (16) inferior al de su “competencia” (Open BaladinBrasserie 4:20...), no parecen razones muy a su favor. Pero no hace falta más que estar un rato allí para darse cuenta del porqué.

Algunos de los barriles y las neveras.

Pero vamos con algunas de las cervezas degustadas de barril. Empezamos con Struise Weltkrieg, una sour ale versión de la Weltmerz con cerezas añadidas, tremendamente refrescante con solo 3% de alcohol. Realmente muy buena, muy ligera, con una marcada acidez pero bien compensada. La siguiente fue Montegioco Bran, rebosante de café, tabaco, regaliz y notas balsámicas, así como un punto de cacao, una textura sedosa muy agradable y una burbuja minúscula y maravillosamente integrada. Una gratísima sorpresa. Tan alucinados nos dejó esa Montegioco que la siguiente que tomamos, esta vez recomendados, fue Montegioco Mac Peated Ale, también de buen nivel, ligeramente ahumada y con recuerdos a turba, muy bebible y nada empalagosa, con una textura sedosa como la Bran. Y con esta dimos cerrada la visita matutina.

Montegioco Bran y De Struise Weltkrieg.
Rica, rica, esta Montegioco Mac Peated.

Coincidió que justo aquel fin de semana, más concretamente durante el sábado y el domingo, se celebraba un evento con las micros italianas Birra Stavio (a algunos quizás os suene de Mediona), Lambrate y Pontino, y varios grifos del local servían las cervezas de estas tres cerveceras. Pero no quiero extenderme mucho con las reseñas de las cervezas que probamos ya que esas tres se ven o se han visto por estos lares en barril o botella, así que solo por parecerme de un nivel realmente destacable no quisiera olvidarme de la Birrificio del Ducato Kiss Me Lipsia, una Gose con el peculiar toque salado del estilo, muy refrescante y ácida, con recuerdos a fruta tipo grosella, me gustó mucho; y por otro lado Extraomnes Tripel, una triple belga con el lógico alcohol evidente y algo especiada pero con el lúpulo europeo más protagonista de lo que suele ser habitual en el estilo.

Bien juntitas estas dos grandes:
Kiss Me Lipsia y Extraomnes Tripel.

¿Alguien quiere una cervecita? Pues a la cola...

Pero volviendo con el local, he de decir que antes de partir y cuando estábamos empezando a planear el viaje me sorprendió bastante leer una crónica en una conocida revista en castellano en la cual lo ponían como “muy sobrevalorado” al Ma Che Siete. Y digo que me sorprendió porque no hizo falta ni estar una hora sentado en uno de sus taburetes para comprobar que tantos halagos, premios y también recomendaciones de amigos eran sobradamente merecidas. Como decía un poco más arriba, el Ma Che Siete no tendrá tantos grifos como otros locales, pero ni falta que le hace… Por un lado quiénes están al otro lado de la barra conocen sobradamente lo que venden (de hecho hace ya unos cuantos años que Manuele montó aquel mítico Mare Di Birra en el que había muchas micros que aún a día de hoy empiezan a sonar por la Península). Pero dejando a un lado el nivel de quien atiende, si nos centramos en las cervezas podemos ver que destacan no pocas rarezas en botella y en cuanto a las referencias pinchadas de barril eran todas de nivelazo: Ghisa de Lambrate, 2 Late IPA de BrewFist, varias Rurale, un par de las británicas Moor… Y qué decir de sus grifos fijos, Birrificio Italiano Tipopils y también Bibock y la alemana Weihenstephan Vitus. Pero es que además continuamente pinchan cervezones de Struise, Siren, Närke

Esto si que es una lámpara... ;)

Así que en resumen, ni es el local más grande, espacioso o cómodo, ni tendrá los interiores tan cool como otros locales de la ciudad y tampoco tendrá tantas referencias en barril, pero todo eso se te olvida en un instante por las personas que están a su cargo, por su selección cuidadísima de cervezas y por el ambiente que se vive dentro y fuera del local. De hecho el Ma Che Siete se sitúa en pleno corazón del que para mí es el mejor barrio de Roma, el bohemio Trastevere. Así que para quienes puedan tener algún tipo de duda sobre él desde ya os digo que las dejéis a un lado porque el Ma Che Siete juega en otra liga. Eso sí, pendiente me queda volver en alguna fecha que no haya ningún evento de por medio, ya que por interesantes que puedan ser esos tapover o meet-the-brewer, nunca termino de disfrutar como me gustaría del local y de quienes lo llevan, y en este caso además al ser tan pequeño no te quedaba otra que beber en la calle si no querías sentirte como una sardina enlatada.


Domus Birrae.

Si el Ma Che Siete es una institución dentro y fuera de Roma, Domus Birrae es otro local maravilloso que debería ser ejemplo para muchos.


Se trata de una tienda situada muy cerca de la estación central de trenes, Termini, y sus interiores impactan a cualquiera por novel o experimentado que se sea. Lógicamente se encuentra muy especializado en la amplísima variedad de las micros italianas (en su web se puede ver que tienen más de 260 cervezas italianas pertenecientes a más de 50 micros…), pero también tiene bastantes referencias belgas y estadounidenses, y en menor medida también británicas, danesas, holandesas… con varias ediciones especiales y limitadas.

Uno de sus grandes méritos, al igual que el Ma Che Siete, es que fueron los primeros en trabajar marcas que hoy en día nos parecen tan comunes, tanto de micros europeas como sobretodo estadounidenses. Y solo por eso ya merecen mi más completa admiración.

Otro punto que me sorprendió muy mucho a parte de su extensísimo catálogo fue el propio local en sí mismo, gigantesco, con varias zonas separadas por unas pequeñas escaleras. Nada más entrar a la derecha tenían una zona con ¡6 neveras! con más de 200 referencias diferentes, con lo que eso supone de cara a la buena conservación de las cervezas. Pese al gasto que les pueda suponer me parece un esfuerzo que les honra y les sitúa en el olimpo de los buenos locales. Y además, conozco pocos bares con esa oferta en nevera…

¿Tienda o bar? Sin duda es alucinante...

Más al fondo, tras bajar unas escaleras situadas frente a la entrada, estaban las demás referencias, algunas italianas, pero sobretodo del resto de Europa y estadounidenses.

Un rinconcito muy italiano.

Quizás el único punto en contra, aunque más que del propio local diría que en general de la cerveza en Italia, fueron los precios. La mayoría de las referencias tenían un coste de 4 o 5 euros, y no pocas superaban con facilidad los 8 o 9 euros, algo sorprendente ya que en muchos bares (Ma Che Siete, Open Baladin, Brasserie 4:20…) tenían las pintas entre los 4 y 6 euros, lo cual me lleva a pensar que esta tienda es algo más cara de lo habitual.

A continuación os dejo la compra que hicimos, algunas recomendadas y otras que no dudamos en pillarlas nada más verlas. De izq. a dcha: BrewFist Heimdall; Birra del Borgo/Dogfish Head/Birra Baladin Archeobirra; Montegioco Garbagnina; Extraomnes & Stillwater Migdal Bavel; BrewFist & Prairie Spaghetti Western; Birra del Borgo & Gänstaller Re Alt; Stavio Doc Brown Bock y Rurale Scarliga.


Y entre tantas y tan buenas cervecitas (ya os comentaré qué tal cada una en el post final) doy por cerrado el primer round con dos de los “nuevos veteranos” del panorama cervecero romano de calidad, enormes por muchas razones y que sin duda recomendaría mil y una veces su visita.

20 comentarios:

  1. Seguramente, este verano estaré unos días en Roma, así que deseando estoy de seguir leyendo y viendo que más cosas nos muestras de la capital italiana. Lo de hoy, como poco, interesante.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya te digo que más interesantes que estas las hay pocas, así que... jejeje! Seguro que disfrutas de esa escapada veraniega! Si necesitas cualquier cosa, dirección, recomendación o lo que sea ya sabes... ;). Saludos!!

      Eliminar
    2. Si si tranquilo que te escribiré para que me recomiendes y me des direcciones pero eso cuando ya hayas publicado todas las entradas de Roma jeje.

      Saludos!

      Eliminar
    3. Confiemos que salgan los post antes del verano, que con el ritmo que he sacado lo de Alemania... jajaja!

      Eliminar
  2. Me has dejado pasmao con el Ma che siete..., vaya ambientazo aunque eso de beber en la calle..., no sé si tengo edad como para eso...
    Ahora al conocer los precios de la tienda de cervezas, según comentas entre 4/5€ y muchas de ellas entre 8/9€ entiendo en parte por qué la cerveza italiana que llega aquí es tan cara

    Un abrazo y ánimo que a una por mes le da tiempo a Rubén para su próxima visita a Roma. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje! A mi tampoco me gustan los locales tan llenos pero sin saber cómo estaría de normal intuyo que tanta gente se debería al evento y a que el equipo de la Roma jugaba el sábado :P.

      Lo más sorprendente de los precios es que dudo que el nivel de vida en Italia sea mucho más alto que aquí...

      Un abrazo!

      P.D. Qué cabroncete con la frase final... jejeje!

      Eliminar
  3. También a mí me parece mucha gente lo del Ma Che Siete, me gustan sitios más tranquilos... (el Razunavol estaba bien, por ejemplo :) ) Pendiente de más entradas, pintan bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le digo a Teddy, no se si de normal habrá tanta gente porque entre el evento de las micros y que jugaba la Roma (y por lo visto el Ma Che Siete es lugar de reunión para sus seguidores...), pero lo cierto es que el local es pequeñito, sí.

      De todas formas, y con el cariño que les tengo a Giovanni y Bárbara de Ruzanuvol, no me importaría cambiar un local por otro... Siempre puedes rellenar un growler con alguna de barril y tomártela en casa... jeje!

      Un abrazo!!

      Eliminar
  4. Impresionante el gentío del Ma Che Siete... yo cuando fuí a las 16 horas de un sábado o domingo estaba sólo prácticamente. Desde luego un lugar con pinta más de antro / tugurio pero con un nivel cervecero desorbitado! La tienda pinta bien pero esos precios... uffff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, alucinante la cantidad de gente... a nosotros la primera mañana también nos pareció super-tranquilo y estábamos también solos...

      Los precios, pues más o menos como en otros lugares...

      Salut mestre!

      Eliminar
  5. Si ya de por sí a Roma le sobran motivos para visitarla viendo la cantidad y calidad de las cervezas italianas ya ni te cuento. Buen inicio de viaje :)
    Es una pena que las cervezas italianas tengas esos precios tan elevados, pero cierto que la calidad bien lo vale.
    A ver que nos deparan las siguientes etapas :)
    Saludos Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Gonzalo! Roma es preciosa, y con el panorama cervecero tan alucinante que tiene es casi obligada la visita.

      En cuanto a los precios, pues es lo siempre, a mí no me importa pagar un precio alto si el contenido lo merece...

      Las siguientes entradas tienen más chicha... palabra... ;)

      Saludos Gonzalo!

      Eliminar
  6. Cuando fui a Roma no visité esos sitios que ahora serían visita obligada, eso si, a las 4 de la tarde como Txema para poder estar tranquilamente :P
    Estos locales era seguro que los ibas a visitar, ahora esperando qué más ofreció la ciudad eterna a nivel cervecero.
    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A las 4 de la tarde o también por la mañana se estaba tan ricamente... De hecho no hay nada como tomarse un aperitivo (llámese por ejemplo pizza al taglio) comprado en cualquier esquina y regada con un birrote en este local.

      Y sí, alguna sorpresa hay, jejeje! Ya caerán ;).

      Saludos!

      Eliminar
  7. ESOS HORARIOS SON A LOS QUE ME GUSTA IR A MI TRANQUILAMENTE A VISITAR CERVECERIAS, POR LA MAÑANA Y DESPUES DE COMER JEJEJE, CUANDO ESTOY MAS TRANQUILO. COMO BIEN DICE TEDDY, YA NO ESTAMOS PARA BEBER DE PIE EN LA CALLE, NO SE, NOS HEMOS VUELTO UN POCO SEÑORITOS. EL PRECIO MAS BIEN CARETE SI Y UNA PERDICIÓN PARA MI, CON MI COSTUMBRE ARRAMPLADORA INNATA, SIN MALETAS QUE FACTURAR NI PRESUPUESTO TAL, UFFF, VER TANTO TANTO Y LLEVARME TAN POCO TAN POCO PUEEEES.....CASI QUE NI VOY JAJAJA, ME VOY POR LA TARDE AL MA CHE SIETE Y ME APRETO CUATRO O CINCO JAJAJA.
    ESPERAMOS EL RESTO........PERO ESPERAMOS POCO XDDDDD ( GUIÑO TEDDY GUIÑO )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final resulta que lo más os ha llamado la atención a la mayoría es el horario y la gente... Jajaja! Recuerdo que se trataba de un fin de semana con evento y eso ocurre tanto allí como aquí ;).

      Sobre lo otro, bueno, siempre puedes facturar... Nosotros no lo hicimos porque hoy en día antes o después terminan llegando las cervezas por aquí... Por cierto, a nivel friki intenté llevarme mi "rasqueta" para etiquetas y me la confiscaron en el aeropuerto!! Jajaja!

      Saludos!!

      P.D. Cabrones... ;-)

      Eliminar
  8. Muy buen post

    www.mundobirruno.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier! Nos vamos leyendo. Saludos!

      Eliminar
  9. Viste en alguna mercahndasing tales como remeras, etc?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ariel, pues si quieres que te diga la verdad, en Domus Birrae como mucho recuerdo que tuvieran camisetas (entiendo que te refieres a camisetas = remeras). En algún bar también puede, pero no estoy tan seguro.

      Un saludo

      Eliminar