17 feb. 2014

Viaje por Baviera (8): Weihenstephan y Andechs.


En esta octava entrega de la serie bávara he querido juntar las visitas que hicimos a dos clásicos como son las abadías cerveceras de Weihenstephan y Andechs, en Freising y en la población del mismo nombre, respectivamente.



En cuanto a la primera, Weihenstephan Brauerei, como bien sabréis, está considerada como la cervecería en activo más antigua del mundo ya que oficialmente se fundó en 1040 (menuda barbaridad…), aunque otro documento del año 768 ya hace referencia a un campo de lúpulo en sus inmediaciones. Está claramente especializada en cervezas de trigo aunque también elabora entre otras cervezas una doppelbock sublime llamada Korbinian y recientemente ha abierto una línea de exploración en colaboración con la Universidad Técnica de München, que tiene uno de sus campus en Weihenstephan, más en consonancia con la línea por la que se mueve el mercado en la actualidad (“Hoplosion” o “Pale ale” por ejemplo).

Llegamos a la colina de Nährberg, sobre la cual se asienta la cervecería, tras la estupenda jornada vivida en Nürnberg, aprovechando que Freising nos venía de paso de vuelta a München.

Esta especie de perro, oso o fraile (observar la cabeza),
o todo ello junto, nos recibe en la entrada.

Como llegamos algo tarde, tras recoger al amigo Diego en la estación de tren fuimos directos hacia su biergarten. Comparado con otros gigantescos como por ejemplo el del Hirschgarten o el de la torre china en Munich, este biergarten parecía más la terraza veraniega de un restaurante, pequeño y tranquilo pero con un ambientazo espectacular pese a estar algo apartado del centro de la ciudad, con unos cuantos árboles bordeando los límites del jardín y con una bonita puesta de sol que hizo la visita más mágica aún si cabe.

Por aquí me temo que el suelo no estaría igual de impoluto...

Centrándonos en la cerveza, y como ya conocíamos más que sobradamente las Weihenstephan (a quien no, le recomiendo encarecidamente probar su Hefeweissbier), nos decantamos directamente por dos de sus joyas, Vitus y Korbinian, y también por una Dunkel cuya existencia desconocía y que tras buscarla por la red creo que se llama “Tradition”.

Korbinian, Vitus y Tradition.

Vitus es una Weizenbock realmente alucinante, con bastante más cuerpo que una típica weizen rubia, con las clásicas notas a plátano, chicle y clavo acompañadas por algo de alcohol pero muy bebible en su versión de barril. Aún sigo dando las gracias a mi querida Cerveseria Quintana por dármela a conocer hace ya unos cuantos años. La Korbinian es una doppelbock que rinde homenaje a uno de los monjes fundadores de la abadía y es una auténtica delicia, como marcan los cánones del estilo rebosa notas dulzonas y maltosas, caramelo, pasas, algo de regaliz, y a pesar del cuerpo no era nada empalagosa en su versión de barril. Tradition, como toda buena dunkel que se precie, tenía un trago muy fácil, con un buen equilibrio entre el caramelo y los frutos secos por un lado y el amargor por otro. Sin duda tres magníficas cervezas.

Para amortiguar estos elixires nos acercamos al self-service situado en uno de los lados del biergarten para pedir una ensalada de pollo, un schweinshaxe (el famoso codillo de cerdo) y unas costillas también de cerdo. Como veis, todo ligerito y sin nada de grasa… ;)

Odio tener que usar el flash...
pero hay veces que es imposible obviarlo...

Y así, disfrutando como enanos, entre risas y contándonos batallitas hasta que el biergarten empezó a quedarse vacío, despedimos una jornada estupenda.

Para quienes dicen que los alemanes no tienen sentido del humor...
Genial este comedero para perros y también sus cartelitos... XD
----

Días después, de vuelta tras otra magnífica jornada por la zona de Berschtesgaden, en el extremo sureste de Baviera y en plenos Alpes, lindando con la frontera austríaca, decidimos parar en la abadía cervecera de Andechs, en alemán Kloster Andechs Brauerei. Y es que pese a que esta cervecera tiene un local en pleno centro de München, en una callejuela situada entre la Frauenkirche y el Neues Rathaus, decidimos visitar la abadía situada unos 40 Km. en dirección suroeste por aquello de buscar la tranquilidad y alejarnos del turismo y el bullicio atronador de las grandes ciudades.

La abadía de Andechs se encuentra pegada al lago Ammersee y al igual que Weihenstephan se encuentra sobre otro monte, en este caso llamado Heilige Berg (monte sagrado), el cual junto con la silueta de la abadía son los protagonistas del logo de la cervecera que tenéis a continuación.


Tras dejar el coche en su enorme parking (por lo visto esta abadía es un centro de peregrinaje bastante reconocido) y ascender por la corta pero empinada cuesta llegamos al complejo dispuestos a disfrutar de una jornada épica.

Preciosa iglesia.

En este caso había varios biergarten, cada cual con su ambiente, además de un restaurante interior, una zona donde servían la cerveza, otra para la comida, y por encima de todo esto la iglesia de estilo rococó. Tras pillar asiento en una de las numerosas y gigantescas mesas comunales fuimos a por la cerveza.

Andechs Spezial Helles y Doppelbock.

A pesar de conocer también su extenso portafolio empezamos con ganas pidiendo su Helles y su Doppelbock, ambas servidas de un artilugio que no terminó de quedarme claro si funcionaba por gravedad como las maravillosas Augustiner de München o si en realidad había algún mecanismo dentro. La Helles tenía un sabor maltoso intenso cortado por lúpulo cítrico y también muy herbal, muy rica aunque en mi opinión un escalafón por debajo de la celestial Augustiner Helles. La doppelbock, lógicamente muy maltosa y con mucho caramelo, melaza y regaliz, algo de caramelo quemado, sorprendentemente equilibrada y para nada empalagosa pese a ser corpulenta. Una gratísima sorpresa de barril.

Se aceptan apuestas:
¿servida por gravedad o no?

Disfrutando como enanos de repente vimos como la tranquilidad reinante se rompía con hordas de jovenzuelos corriendo a por cerveza. Asombrados y algo extrañados por si se iba a pinchar alguna cosa especial o estacional terminé con brío mi maß para recibir el jarro de agua fría de que a las 20.00h dejaban de servir cerveza. Tras encajar la noticia, con más mala leche que otra cosa, las cosas como son, pedimos algo de picoteo en un self-service bastante sencillo y tras esto nos marchamos con el rabo entre las piernas de nuevo a München... Lo bueno es que allí nos aguardaban unas buenas cervezuelas frescas en la nevera para cerrar el día como tocaba... ;)

Aún hoy sigo sin entender como puede ser que a las 20.00h de la tarde, con el sol bien arriba en el horizonte, con un tiempazo de escándalo y con varios biergarten bastante repletos de gente consumiendo, decidieran cerrar. En fin, cosas de vivir en un lugar donde en verano la gente difícilmente sale a tomar algo antes de las 21h o las 22h, supongo…

Con lo bien que esperábamos pasárnoslo aquí...

En resumen, una visita inesperadamente fugaz que no hubiera merecido nada la pena de no ser por el encanto que tiene tomarse una cerveza en un lugar tan mítico como es esta abadía, alejado de las aglomeraciones. Pero más allá de eso, tanto por el sinsentido del horario (quizás en fin de semana lo alarguen) como por la vuelta en coche o tren a Munich en mi opinión no compensa demasiado hacer esta excursión, al menos por la tarde.


Y así doy por cerrado este post algo más corto de lo habitual con la visita a dos abadías que tienen mucho en común: ambas están situadas a unos 40km de Munich, están construidas sobre una colina y producen magníficas cervezas. Ah, y aunque en nuestro caso fuimos a ambos sitios en coche, quizás os interese saber que ambas cerveceras están bastante bien comunicadas en tren con el centro de Munich.

14 comentarios:

  1. Los que si que se pusieron tibios de grasa fueron los mosquitos... concretamente de mis piernas sacaron unos cuantos gramos los cabrones xD! Creo que es la única vez que yo recuerdo que me hayan picado desde que estoy aquí, pero contó por muchas...

    Andechs todavía lo tengo pendiente, seguramente iremos de buena mañana sabiendo el panorama :-D . Y respecto a las horas, por lo que he visto los alemanes son bastante escrupulosos con los horarios, tanto para lo bueno como para lo malo... mala suerte esta vez :-( .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja!! Eso de los mosquitos es que en lugar de sudor rezumabas weizen, jajaja!

      Lo de Andechs, pues ya sabes, como mucho a comer, que tiene pinta de merecer mucho la pena disfrutar de una jornada sin interrupciones...

      Lo de los horarios por mi no hay problema que los haya, pero que a las 20h en verano y el sol bien alto... Hay que ser algo menos cuadriculao, jejeje!! :P

      Eliminar
  2. Ufff una delicia debe ser probar estas magníficas cervezas en sus propias fábricas, con ese ambiente típico y esos paisajes. Soy fan de Andesch y ha sido una lástima que no pudierais degustar más variedades suyas. No obstante son grandes experiencias, el ir al origen de esas cervezas que siempre están en las estanterías pero pocos pueden visitar "in situ".
    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Cristóbal, merece mucho la pena la experiencia disfrutar locales tan míticos pero nos supo mal tener que cortar de raíz cuando recién empezábamos :(. Quizás si hubiésemos sabido que únicamente tendríamos tiempo para una hubiésemos disfrutado más, pero enterarse de rebote cuando teníamos asumido pasar una velada genial...

      Saludos!!

      Eliminar
  3. Ya echaba yo de menos que no hablaras de Weihenstephan, me encantan sus cervezas y solo por degustarlas in situ tiene que merecer la pena. Lo de Anechs cuando menos es raro, que a la 20:00 te larguen a casa no es muy normal, pero bueno siempre se puede ir por la mañana ;)
    Saludos Pau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje! Weihenstephan era una de las fijas, no solo porque me encanta todo lo que hacen sino también porque no queda nada lejos de Munich. Lo de Andechs, pues ya lo dices tu, de ir habrá que hacerlo por la mañana, como hicimos en Weltenburg... :P. Saludos Gonzalo!!

      Eliminar
  4. En mi estado de cervecero en paro... esta entrada me ha hecho salivar mucho más de lo esperado!!! Qué envidia de viaje!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues haciendo referencia a tu primera parte de la frase... "que el ritmo no pare..." Jejeje!! Me alegro que hayas disfrutado la entrada, mestre!

      Eliminar
  5. Octava entrega ya... y cada vez que leo un capítulo más de tu viaje cervecero por Baviera se me saltan las lágrimas, y me entran unas ganas locas de viajar hasta allá, y eso que lo conozco. Aquello está cerca de lo que sería el paraíso para un cervecero. Y además buen tiempo, y ambientazo. Lo tuvisteis todo. Respecto al post... dos de las grandes marcas bávaras. Weihenstephaner... la más antigua de Alemania... y del mundo. Sede de la más prestigiosa universidad para formarse como maestro cervecero. Qué cervezas... la Vitus, la Korbinian... Y Andechs es uno de los klosters alemanes que producen mejor cerveza, con una amplia variedad. Me quedo con su doppelbock sin duda. Deliciosa y nada empalagosa. Gran post Pau! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Juan! Pues como bien dices, no tengo queja, disfrutamos de buen tiempo, de visitas de los templos que todos los germanófilos veneramos, buenas cervezas... :P.

      Gracias por tus palabras y espero que la siguiente (y posiblemente penúltima) entrada del viaje también te guste. Un abrazo!!

      Eliminar
  6. Al igual que Cristobal, soy fan de Andechs, me encantan sus cervezas...así que vaya gustazo estar por allí..

    8 post llevas ya de un solo viaje y no se si quedarme con esa enorme gama cervecera probada in situ, con los esplendidos ambientes en los que has estado o con los manjares de comida que te has metido en el cuerpo....

    La mesa me esta gritando que por favor deje de babear ya....

    Un abrazo crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pues para qué quedarse solamente con una de esas cosas que mencionas? Jajaja! Alemania lo tiene (casi) todo, buenas cervezas, buenos precios, buen ambiente, buena gente, paisajes y pueblos preciosos... ¿No se nota que me entusiasma, verdad? ;). Pues ya sabes, la solución está a "unos pocos kilómetros" en carretera... jajaja!

      Otro abrazo para tí!!!

      Eliminar
  7. SOY MAS FAN DE WEIHEN QUE DE ANDECHS, PERO SU DOPPELBOCK ESTÁ DE MUERTE JEJEJE. UNA PUTADA QUE CIERREN EN LO MEJOR, COSAS DE LA CUADRATURA JEEJE. UN SALUDO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso también me han dado más satisfacciones las Weihen pero básicamente porque soy un "trigófilo", jejeje! Pero coincido contigo en que esa Doppelbock de Andechs es para caerse de espaldas!! Un saludo Jorge!

      Eliminar