21 feb. 2013

Intenso fin de semana por Madrid (2/2).



Tras un viernes pletórico en todos los sentidos llegó la hora de levantarse el sábado… Cómo bien habréis intuido, con unas ganas de beber cerveza más bien nulas. Pero ya se sabe que no hay mejor remedio para la resaca que seguir bebiendo (si lee esto alguien de Alcohólicos Anónimos me declaran persona non grata de por vida…) así que aún con bastantes dudas, a ello nos dispusimos.

Si hacéis un poco de memoria, se nos había quedado pendiente La Tape por cuestiones técnicas. Así que llegó la hora de disfrutar del que a raíz de dicha visita se ha convertido en nuestra opinión en una de las dos referencias cervecero-gastronómicas de Madrid junto con el Animal.


El local, con una agradable iluminación natural proveniente de sus grandes cristaleras, es de esos sitios que transmiten buen rollo y no sabes bien el porqué. De estética moderna, pintado en tonos blancos y verdes muy suaves, algo de madera, ladrillo… muy agradable y que incitaba a sentarse pero no a marchar. Con un poco de suerte pudimos pillar mesa (el local estaba abarrotado) y tras pedir de comer nos decidimos por acompañar la manduca con la opción del Tasting de 4 cervezas de 20cl, todas de barril, por 10€. Una buena opción para probar los barriles a buen precio. En cuanto a referencias en botella, aún habiendo cosas muy interesantes, mejor centrarse en las delicias de barril.

 Los barriles disponibles aquel fin de semana.

Con el cuerpo aún un poco quejoso llegó el primer plato: una burrata di Andria (un queso de vaca fresco similar a una mozzarella por fuera pero cremoso por dentro, realmente delicioso) acompañado con una Loverbeer Madamin. La cerveza, una sour ale de precioso color rojizo que ya os adelanto que se va para las mejores cervezas del mes, acompañada del queso, nos devolvieron a la vida en un solo bocado. El festín siguió con un humus bastante conseguido y una dupla “estupenda” para cuando el estómago está en horas bajas: unos callos (había que probarlos…) y unas croquetas de boletus (muy buenas), todo acompañado por un seguro de vida cómo es Nøgne, y más concretamente, su rica Imperial Brown Ale.


Arriba la burrata con la Loverbeer. Abajo las croquetas y los callos con la Nøgne.



Con los callos aún en la mesa nos llegó la tercera cerveza, una Domus Aurea, la cual tengo que reconocer que la vimos muy venida a menos respecto a anteriores veces. Quizás fuera por estar tirada en hand-pump (no me convenció demasiado este mecanismo para esta cerveza) pero la vimos mucho más plana en comparación con la bestia de lúpulo que era antaño. Tras esta, cerramos la velada (os recuerdo, en horas bajas…) con una imperial stout, la Left Hand Wake Up Dead, riquísima, muy fácil de tomar para el estilo, y que acompañó maravillosamente bien a una tarta casera de melocotón (la repostería de este local es la estrella). Una auténtica comilona que desde aquí recomendaría a todo aquel que se acerque por Madrid y preste atención al buen manducar además de a levantar el codo con buena birra.

 No será el mejor maridaje, pero no hay duda que cada cual por su lado estaba alucinante.


Y como quien no quiere la cosa, y cómo si el ayer no existiera, tras una reparadora siestecilla nos fuimos hacia el Labirratorium, dónde nos esperaba Juan (JAB  en el mundillo blogger), otra de las personas con las que habíamos intercambiado algo más que impresiones por la red y que teníamos muchísimas ganas de conocer.


Entre cervecitas, buena conversación, un poco de queso (alucinante el queso de cabra cuyo nombre no recuerdo acompañado con mermelada Yria), y todo ello frente a un pequeño calentador (no lo había dicho aún pero el frío de esos dos días por Madrid fue de armas tomar, y no sólo para dos valencianos acostumbrados a termómetros altos…). Un muy buen rato hablando de todo un poco con los tres artífices de este proyecto que aún siendo muy joven apunta muy, muy alto… Sus estanterías rebosan calidad, un número de referencias que para haber empezado hace muy poco no tiene nada que envidiar a otras tiendas con más recorrido. Todas y cada una de las cervezas pensadas y elegidas a consciencia: clásicos belgas y alemanes, un nutrido surtido de británicas, nórdicas y bastantes estadounidenses, así como unas tentadoras baldas con unas Baladin recién llegadas (algunas de las cuales con paso por tentadora barrica), entre otras, eran las referencias. Chicos, ya sabéis lo que dicen los italianos: “piano, piano se va lontano”… Mi más sincera enhorabuena por el ilusionante proyecto.


Arriba, los 3 artífices: David, Álvaro y Juan. Abajo, un rincón alucinante



Pero se hizo la hora de empezar a calentar barras y a ello nos dispusimos JAB y los dos Lúpulos con un objetivo: la zona Bilbao, y cómo primera parada el viejo Oldenburg (del nuevo ya os hablé en el anterior post). Este local era muy pequeñito, rebosante de breweriana, luces y placas de anuncio, centenares de botellas… ofreciendo un ambiente muy acogedor (quizás en hora punta y/o con temperaturas más calidas puede llegar a ser una olla a presión). Las cervezas elegidas, un triplete de la belga Boon en botella:  Kriek (2010), Oude Gueuze a l’ancienne (2007-2008) y Mariage Parfait, siendo la primera y la última las que más gozo nos dieron.


Arriba, los interiores, sin un centímetro libre de breweriana. Abajo, el atractivo triplete espontáneo.



Con el ritmo mucho más pausado que el día anterior y con el buen Juan ejerciendo magníficamente de anfitrión por la Beer Mile, nos fuimos para L’Europe, otro de los clásicos locales para cervecear por Madrid. El interior del local, cómo sacado de un cuento, directamente nos teletransportó a algún lugar entre Alsacia y Baviera, con una decoración clásica pero muy cuidada, y también igual que el anterior local, rebosante de calidez. Muy buen ambiente. En cuanto a cervezas, una carta clásica y poco atrevida en comparación con otros locales más nuevos, pero aún así merece la pena.

 Los cuidados interiores.

Allí nos juntamos con el homolúpulo David y el gran José (Teddybeer), ésta vez acompañado por Eva, su mujer (que no se diga que la birra es sólo cosa de hombres…). Tras los saludos nos pusimos con una St. Peter’s Bitter y una Brooklyn Lager por nuestra parte, mientras que los demás eligieron otra St. Peter’s, y de barril una Tongerlo Bruin y una Charles Quint Ambrée, además de una cerveza de frutas cuyo nombre no recuerdo. Buenas opciones para "empezar" a calentar motores. Tras ellas vino hora de asegurar: 4 de las 6 cervezas fueron Orval (un seguro de vida que enamora más a cada sorbo, en ello coincidimos unos cuantos…), además de una Urthel Saisonnere y otra cerveza de frutas. Y para amortiguar el líquido, una ronda de salchichas y unos bocaditos bávaros (algo así cómo trocitos de pechuga de pollo empanados).

 ¡¡A la batalla!!

Se hacía tarde y faltaba una de las referencias imprescindibles de la escena cervecera madrileña, el Animal Picar & Beer, para lo cual desgraciadamente tuvimos que despedir al camarada Juan, agradeciendo su efímera pero muy agradable compañía. Tras poco más de dos minutos a pie (literal), entramos en este local que vio la luz el pasado septiembre, pero a pesar de ello, y cómo decía, se ha ganado el título de visita obligada en cualquier escapada cervecera por Madrid.


A la cabeza, Tibor Domenech, un catalán con muy buen gusto musical (mal que le pese al homolúpulo David), y con una propuesta a mi entender encomiable: juntar la buena cerveza y el vino con comida de calidad. Lo mejor, a parte de la comida, una buena carta de cervezas en botella y barril. Lo menos bueno, que los precios eran un poco elevados, aunque según nos contó Tibor, durante esa semana les había dado un buen recorte.

 Cuidadito con la comida…

En este sentido, y a pesar de haber rebasado la media noche, nos dimos una re-cena cómo quien no quiere la cosa (no me iba a marchar de Madrid sin comer en Animal!!). Así llegaron una sobrasada con un pan de otro planeta, unos chipirones de toma pan y moja… regado todo ello por unas rondas de barril (un par de alucinantes Kernel Export India Porter, además de Dougall’s Invierno, Yria Brown Ale, Mikkeller Saphir Wet Hop, Mikkeller Fair Bar…).


Arriba, una de las neveras más tentadoras. Abajo, la deliciosa Kernel Export India Porter de barril.


Pero antes siquiera de pensar en elegir botellas, Tibor nos sedujo con una tentadora carrillera de ternera que no olvidaré en muchísimo tiempo (los pocos que no la probaron, con mucho esfuerzo, lo prometo, la comieron con unos ojos que se salían de sus órbitas).

 Este plato bien merece repetir unas cuantas veces la visita al Animal, ¿eh, mr. Homo Lúpulo de manos cruzadas?


Y con el estómago lleno, llegó la hora de las botellas (en plural, sí, un plural bastante dilatado...). Y bendita hora… Tras una primera joya estadounidense, The Bruery White Oak (una barley wine hecha a  partes iguales con y sin añejado en barrica de Bourbon, que dejó sin palabras a todos los comensales), llegaron cortesía de Tibor una Stone Self Righteous (maravillosa black IPA, lúpulo americano en todo su esplendor), Toccalmatto Italian Strong Ale (una barleywine rebosante de fruta confitada y dulzona por el envejecimiento en barricas de Grappa) y Alvinne Undressed Monbazillac (para la Reina Lúpula, ésta sour ale extraordinaria envejecida en barrica de Monbazillac, un vino blanco y dulce, fue la mejor con diferencia de toda la noche).

 

Con las papilas extasiadas (en aquel momento podría haber llegado el fin del mundo y nosotros tan tranquilos…), y disfrutando de una buena tertulia, llegó José con una Hoppin Frog DORIS The Destroyer (una Russian I.stout para quitarse el sombrero), abriendo así la caja de los horrores al invitar al personal. Y ya sabéis, si alguien empieza, los demás no se quieren quedar atrás… con lo cual se desató otro desfile de birrotes, a cual más alucinante… En este orden y seguidos con un “a esta invito yo”, llegaron Fantôme Pissenlit (¿quién dijo que una saison no puede ir detrás de todas las bombas anteriores?), Jester King Noble Hop (otra saison, en este caso yankie, sugerentemente lupulada al tiempo que equilibrada) y AleSmith IPA (varios coincidimos en que ésta bomba de lúpulo no estaba precisamente en su mejor momento, haciendo al pobre Tibor comprobarlo con una segunda botella…). Y hasta aquí puedo leer. Bueno, por el medio Tibor nos sacó alguna cosa más de comer (embutidos catalanes para ponerse a llorar de placer, un pica pica a base de salmón que voló en pocos segundos…) haciendo más llevadero aún el “sufrimiento” vivido/bebido.


 Nadie puso pegas al segundo “resopón”… Abajo, el crack de Tibor con algunas de las cervezas que cayeron a lo largo de la noche.


Y así dimos por finiquitado un sábado que empezó tal que así “Hoy no vamos a abusar. Lo de anoche fue demasiado…” y terminó con las manillas del reloj apuntando hacia unos números que hacía siglos que no veía (si sois futboleros, apuntando entre los dorsales que Xavi e Iniesta llevan en el Barça…). Una velada colosal en todos los sentidos, repleta de joyas para morirse de placer, con una compañía aún mejor, que nos dieron un fin de semana que decidí calificar de intenso para el título del post por no hacerlo con algo más fuerte y que nos encerraran a todos en un manicomio. En resumen, merece y mucho, muchísimo, la pena ir de birras por Madrid.

--

Aquí se ha terminado el post. Seguir leyendo la parte más melodramática es responsabilidad vuestra, solamente vuestra. Avisados estáis. ¿Aún seguís ahí?

Cómo ya me conocéis, no podía cerrar sin daros las gracias a todos y cada uno de vosotros: a mi querido Jorgecín (enorme el sacrificio que hiciste por compartir velada con nosotros dándonos innumerables momentos de risa y placer), a Diego (siempre nos quedará Paris… quiero decir, Munich), a José y su mujer Eva (corazón gigantesco el vuestro, y una ceja levantada sarcásticamente que nunca olvidaré), a los Labirratorios (Álvaro, por la velada del viernes y el trato de amigo; Juan porque por fin te pudimos conocer en persona… que ya iba siendo hora y vete buscando una excusa para vernos otra vez; y David por aguantarnos todo el fin de semana, y si hubiera continuado allí seguirías…), a Tíbor y su Animal por hacernos sentir mejor que en casa (volveré, lo juro, para comer hasta que no te quede nada en la nevera), a Aurora y Antonio (la próxima que vengáis a Dénia no os libráis de nosotros… especialmente tú, Antonio, para una ración de fonética… :P), a Raúl de Irreale (como te dije, me quedé con ganas de charlar más…) y también, aunque a penas compartimos un cachito de fin de semana, a la gente de La Tape, Fábrica Maravillas, La Buena Pinta, Cervezorama, L’Europe, El Pedal y Oldenburg por hacernos disfrutar, lo cual no es nada sencillo para alguien que iba con ciertas reticencias hacia Madrid (ya sabéis, por aquello de nacer y vivir en eso que algunos califican como “la playa de Madrid”, lo cual no es nada fácil de digerir…). Bueno, y también y para que no se me ponga nadie celoso, también gracias a vosotros por estar ahí leyendo mis cuentos del abuelo cebolleta (por qué seguís ahí, ¿no? :P).

22 comentarios:

  1. Menos mal que el 'grandàs'de Jose ya anticipó en su post gran parte de la velada porque sino me corto las venas, así que no me pilla desprevenido. Aún así reconozco que además de algunos cervezones lo que más envidia me da es la comida de Animal y la combinacion de 4 birras y comida de La Tape... Eso no me lo pierdo yo por la gloria de mi primo Jorlll ge!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que el tema del buen comer te tocaría la fibra... Y eso que no he colgado todos los platos para no provocar un charco de babas de buena mañana... ;). ¡¡¡Animal y La Tape forever!!!

      Eliminar
  2. Brutal!!! menudo fiestón os habeis pegado, ahora entiendo que hayas necesitado tantos días para escribir el post jejeje. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! La verdad es que el hígado necesitaba mucho tiempo para reposar... Uno no está ya para estos trotes... jejeje! Un saludo!!

      Eliminar
  3. Hola Pau, soy Tibor.
    Sólo una cosa, he de aclarar que el tema precios no estoy de acuerdo. Viendo la pizarra de otros sitios de Madrid (no hace falta dar nombres) veo precios bastante más elevedados que en Animal.
    Para dar fe de ello aquí dejo una muestra de parte de nuestra pizarra de hoy a modo de ejemplo:
    The Kernel Simcoe Citra Chinook :22cl 3€, 42,5cl 5€, 56,2cl 6€.
    ZZ Naparbier: 29cl 2€, 42,5cl 4€, 56,2 5€.
    Rogue Captain Sig's:22cl 3€, 42,5cl 5€, 56,2cl 6€.

    Llevo bajando precios desde navidades ya que entiendo que hay que ajustarse a los tiempos que corren.
    Lógicamente en sitios clásicos de la capital hay cervezas más baratas pero nada que ver con lo que pinchamos en Animal.
    Simplemente aclarar ya que el sanbenito de que Animal es más caro que otros de su especie es falso, y ahí están nuestros precios para demostrarlo.
    Salut i birra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Tibor, gracias por tu aclaración. Pero revisando las fotos con los precios de todos los locales en los que estuvimos ese fin de semana no me invento nada. Si después los has bajado me alegro por la gente pero ese sábado en tu local tenías al tamaño de 56,2cl: dos cervezas (Napar ZZ y Pils) a 5€, otras dos a 6€ (Yria Brown y Dougalls Invierno), tres a 7,5€ (dos Mikkeller y una The Kernel) y una Struise Rose a 8€. Cada cual sabrá el bolsillo que tiene pero en mi opinión es caro y no me escondo. De todas formas simplemente es una opinión de un consumidor y creo que a pesar de ello la opinión sobre Animal no ha sido precisamente negativa. Salut i birra!

      Eliminar
  4. Pau!
    Otro detalle que se me olvidaba, y estos precios con el aperitivo gratis que se pone con cada cerveza (siempre patatas y aceitunas + embutido, queso,paté,sardinas con chimichurri,alitas barbacoa...) en ningún otro local de cervezas de Madrid te ponen un aperitivo cómo en Animal.
    Que conste en acta!
    Tibor

    ResponderEliminar
  5. Esta discusión se vivió hace un par de meses en FB. Un cliente dijo que había podido ir por fin al Animal, y que bebió buenas cervezas, pero que los precios eran caros (17,6 por dos copas de barril), y que el no podía permitírselo. Todo de buenas, y diciendo que, si eso era sostenible, enhorabuena, y que deseaba suerte al negocio.

    La reacción mayoritaria fue acusarle de analfabeto cervecero y decirle que se fuese a beber mahous al supermercado. A mí me sentó mal ese trato, porque no quiero llegar a un mundo en el que 8€ por una pinta sea algo que no haya de parecer caro. Puedes pagarlo, y puede valerlo, pero desde luego, no es barato. Y lo que es más, hay que respetar (y agradecer) el derecho a decirlo.

    En cambio, a Pau, nadie puede acusarle de analfabeto cervecero. Y si él, que en dos días recorre 10 bares, dice que "los precios eran un poco más elevados que en otros locales", pues es probable que sea cierto. (¿Pau, no te pasó lo mismo con El Pedal?).

    Por otra parte es cierto, como bien dice en el post, que las cervezas son deliciosas, las tapas riquísimas, y Tibor un gran anfitrión. Pero los precios son frías matemáticas. Y hay que tomarse las críticas con afán de mejora, no de destruir ni hacer daño (como decía alguno en la entrada de FB antes mencionada). Pero vamos, que esta es mi opinión como habitual consumidor de los bares de Madrid. Si hay más gente que opina diferente, los precios seguirán subiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hemos hablado algunas veces por diferentes sitios del tema precios. No se trata de calificar a nadie de experto ni de analfabeto ya que con el dinero en mano todos merecen un respeto como consumidor y la opinión de todos es igualmente válida siempre que sea desde el respeto, las buenas formas y con ánimo constructivista (que humildemente es lo que quería hacer con el post).

      Sobre Animal simplemente he dado mi impresión, sin ensañarme, de los precios, pero cómo bien dices también recalco lo buen anfitrión que es Tibor y su excelente carta de comida y cerveza. No hay que vender nada, cada cual lo puede comprobar por si mismo y tampoco hay que olvidar que la opinión vertida en este blog es una más de un simple consumidor que cómo bien dices, se gastó sus billetes en tantos bares cómo pudimos visitar.

      Y sí, dije lo mismo del Pedal en el anterior post, con precios más descompensados aún en las botellas que pedimos.

      Gracias por dar tu opinión, Baron.

      Eliminar
    2. JAJAJAJA, SI ANTES TE DIGO QUE METAS UN POCO DE CAÑA, JAJAJAJAJA. YA SE PORQUÉ NO LA METES, LUEGO TE SALTAN A LA YUGULAAAARRR, JAJAJAJAJA. SIN ENTRAR EN COMPARACIONES DE PRECIOS EN LOCALES, TENGO QUE DECIR, CON TODO EL PESAR DE MI CORAZÓN, QUE LA MAYORÍA SE ESTÁ SUBIENDO A LA PARRA. VIENDO LOS PRECIOS DE IRREALE Y DEL PEDAL DEL VIERNES, NO QUIERO NI SABER LO QUE OS VALDRÍA LO DEL SÁBADO, VIENDO TANTOS JOYONES. DOY FE DEL BUEN HACER DE TIBOR Y SU EQUIPO, DE LA CALIDAD DE SUS PRODUCTOS Y DE LO DIFICIL QUE ES CONSEGUIR TAN TREMENDOS BIRROTES, PERO ESO NO HAY BOLSILLO QUE LO RESISTA, NI EN ANIMAL NI EN NINGÚN LADO. CON LA COMIDA IGUAL, EL OTRO DIA EN IRREALE SALÍ CON HAMBRE, NO RECUERDO LOS PRECIOS, PERO LAS MINIHAMBURGUESAS ME ENTRARON EN UN EMPASTE, UNA PERSONA COMO YO NO COME CON ESO, NI CON LA CARRILLADA DE ANIMAL, QUE ESTÁ DIVINA DE LA MUERTE, DOY FE, PERO ES UN SABLAZO, YO NO ME LO PUEDO PERMITIR. EN EL PEDAL, LA CLOWN SHOES LUBRICATION VALIA 18 EURAZOS, ANTE MI ASOMBRO ME DICEN QUE VALE POCO MAS QUE EN TIENDA ( ACABO DE VERLA EN UNA TIENDA ONLINE A MENOS DE 11€ QUE TAMPOCO LA VEO BARATA ) Y EN IRREALE LA SPEEDWAY STOUT QUE ME QUERÍA JINCAR A PACHAS CON TEDDY A 24€!!!!! ( QUE LA ACABO DE VER EN OTRA TIENDA ONLINE AL MODICO PRECIO DE CASI 16 EURACOS, TOTAL NÁ, ALLÍ SE QUEDÓ ).AUNQUE LO QUE MAS ME DOLIÓ A MI FUÉ EL SABLAZO DEL TAXI, JOJOJOJO, A TOMAR POR SACO EL PRESUPUESTO!! XD
      EN SERIO, HACE UNOS AÑOS LE SACAS A UN CERVECERO UN SNIFTER DE 22 CL Y ANTES DE SABER EL PRECIO TE MANDA A LA MIERDA, SI LE DICES EL PRECIO ACABAS EN EL HOSPITAL, JAJAJA. NO ES QUE QUERAMOS OLFATEAR UN PETROLEO EN PEQUEÑA CANTIDAD, ES QUE A ESOS PRECIOS NO PUEDES HACER OTRA COSA.
      EL QUE PUEDA QUE LO PILLE, SI ESTÁ ASÍ ES QUE SE VENDE, ESTÁ CLARO, ESTE MUNDILLO SE ESTÁ SUBIENDO DE PRECIO DEMASIADO, TANTO TIENDAS COMO LOCALES, VAMOS A TENER QUE VOLVER A LAS BIRRAS DE IMPORTACIÓN DE SIEMPRE ( PORQUE LA MITAD DE ARTESANALES TAMPOCO ESTÁN BARATAS VAMOS ) Y DEJAR DE SER TAN ELITISTAS, EMPEZARÉ A VER PRECIOS DE CHIMAYS Y LEFFES OTRA VEZ, JOJOJO. MENOS MAL QUE MI FRANZISKANER EN LATA NO ME ABANDONA, JAJAJJA. SALUDOS Y NO OS PIQUEIS ;P

      Eliminar
    3. Ya empiezas a entender por qué uno es un tanto precavido con ciertos comentarios... jejeje! Pues no puedo más que decir que comparto completamente la sensación que comentas. No se trata de si una cosa vale lo que se pide o no, ya que ahí entramos en un bucle que no tiene fácil salida y al final todo se soluciona en un lo pago o no. El problema cómo decía hace tiempo con el "famoso post" de la burbuja cervecera, es que las teóricas excepciones se terminan convirtiendo en la norma y a nadie extraña ya ver botellas de 66cl que en tienda cuestan 8€ por encima de 15€ en un bar, pero tampoco cervezas de 33cl a 6€ cuando en tienda no cuestan más de 2 o 3€.

      Si en esta escapada pudimos hacer lo que hicimos (y sobretodo el festival de Animal) fue básicamente porque compartimos cervezas con mucha gente, además de por los detalles que tuvieron algunos locales con nosotros. De no ser así uno ya no podría salir de casa sin empeñarse. En fin, que tampoco quería hablar de todo esto en este post pero ya que ha salido el tema me alegro que algunos hayáis decidido dar vuestra impresión. Muchas gracias, Jorge.

      P.D. Y de piques nada, jejeje!! Ya hay demasiadas cosas serias en la vida cómo para picarse por birra... ;)

      Eliminar
    4. DE ESO NADA, SACA LA NAVAJA, JAJAJAJAJA.

      Eliminar
  6. Menos mal que tenía "toque de queda" en casa, porque si no, viendo el material que os metisteis entre pecho y espalda, me pierdo seguro... Me ha llamado poderosamente la atención la Alvinne Undressed Monbazillac. Una pena por cierto lo de la Alesmith, porque probar esa maravilla en su punto, no tiene parangón. Me alegro de que disfrutarais como enanos el fin de semana. Has visto? si es que los madrileños al final somos gente maja, jejeje..., acogedores y hospitalarios con el de fuera. Pero los madrileños de verdad, no los macarras baratillos ;) que también los hay. Reitero una vez más que fue un placer conoceros y compartir mesa, conversación y birra con vosotros. Habrá que repetirlo por supuesto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabría decirte si hiciste bien o mal... por gusto y placer mal, pero por salud casi que fuiste el más espabilado... ;)

      La Alvinne fue alucinante, un detallazo de Tibor que convenció el mismísimo Teddy (un tanto reacio a las cervezas espontáneas, jejeje). La AleSmith, pues una pena sí, me hubiera gustado poder probarla en condiciones.

      Y sí, ya he comprobado que la Cibeles no provoca sarpullidos, jejeje... y no lo tenía del todo claro... ;). Un tremendo placer compartir velada con vosotros y contigo en particular. Habrá que repetirlo, no dudes que haré lo posible para que así sea. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
    2. Joder, pues hoy he probado la Alvinne Undressed Monbazillac en sus condiciones óptimas de conservación en el Pedal. Es una cerveza que no caló entre mis compañeros e incluso a mí me ha resultado muy difícil de entrar. Una cerveza que jamás tendrá éxito en ventas, desde luego. A ver si hay otras Alvinnes mejores.

      Eliminar
    3. Perdón, el Animal. A estas alturas, después de cuatro cervezas trasegadas, ya me cuesta distinguir nombres, ¡je, je!

      Eliminar
  7. He estado practicando la fonética eh, no te vayas a pensar!

    Una pena no haberte visto el sábado también, ni te imaginas las aventuras que tuvimos. Acabamos también en La Tape, pero más tarde, con los colegas. Aurora evidentemente estaba al otro lado. La noche del viernes hizo mella y llegué tarde a todas partes y con un mareo bastante fino, pero bueno, todo sea por amor al arte.

    La próxima vez a ver si coincides con Aurora en horario de La Tape!

    Un abrazo y nos veremos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje!!! Veo que la fonética hizo mella... ;). A ver si para la próxima vemos esos avances, eh?

      Una delicia La Tape, ambientazo, birrotes, comida... Búscate una fecha para la próxima que nos veamos en ese local... y Aurora, delante o detrás de la barra! Dale un abrazo de nuestra parte si es que no nos lee directamente :P. Disfrutamos mucho de vuestra compañía! Un abrazo!!!

      Eliminar
  8. Leido lo dos post sólo me queda por decir: "Lúpulos: gracias de todo corazón por hacernos partícipes de tan fantástico fin de semana; como hacía mucho tiempo que no disfrutábamos", y así fue, nos desmelenamos..., bueno yo menos.
    Un placer haberos conocido y con ganas que se vuelva a repetir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. Lo pasamos estupendamente, grandes noches ambas, más que por birras por excelente compañía. Un placer enorme conoceros en persona a tí y a tu mujer. Ya estoy esperando el reencuentro... eso sí, espero que la próxima sea más calmada... ;).

      Un abrazo!

      Eliminar
  9. Hola a todos desde zumodecebada. Lo primero, brutal resumen del panorama cervecero en Madrid Pau, que no todos en Madrid somos centralistas jejeje. Veo cierta polémica con los precios y no tengo mas que decir, como consumidor, que comparto la oponión de Pau. Si recorres Europa ves que en paises mucho mas caros se manejan precios bastante mas proporcionales a los bolsillos, pero que coño, cada uno con su negocio hace lo que quiere. Yo como consumidor me compro las birras en tienda las tomo en casa o voy a bares donde quizás no tenga tanta exclusividad pero por una pinta sea cual sea me cobran 4 ó 5 €.
    De igual modo Pau, si vuelves a Madrid reservanos 10 mins jejeje que ya sabemos que la agenda la tendrás llena pero hay ganitas de una birra compartida.
    Un saludo y mucho lúpuloadicto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas compañeros!! Me alegro que os hayan gustado los posts y que deis vuestra opinión sobre los precios.

      Está claro que cada cual marca el precio que le viene en gana y cada cual será libre o no de ir y pagarlo, pero como consumidor la sensación que me dio es de caro y por eso lo dije. Sin necesidad de hacer comparaciones con el extranjero, en la misma Barcelona he estado en unos cuantos bares y no tuve la misma sensación que en Madrid por ejemplo. Quizás el hecho de que en Madrid haya crecido todo tan rápido y que no haya un recorrido cómo en otras partes haya llevado a esta situación, pero estoy seguro que el tiempo pondrá a todos en su lugar ya que al final el que paga manda siempre.

      Cuando quieras compartimos una, por Madrid, o si vienes por Valencia pues también. :)

      Un saludo!

      Eliminar