27 sept. 2011

Viaje Bélgica (V). De cerveceras por Flandes occidental.

Para que no perdáis el hilo del viaje con tanta entrada, os recuerdo que el día anterior (viernes, segundo día de viaje) habíamos salido de Bruselas y llegamos a Watou, en el oeste de Flandes Occidental.

Nos levantamos el sábado (tercer día de viaje) sin nada de resaca (no todos pueden decir lo mismo estando en Bélgica… ;P) y con muchas ganas ya que nos esperaba el maravilloso bufé-desayuno de la casa St. Bernardus. Tras suministrar un buen chute de calorías al cuerpo en forma de quesos, embutidos, repostería, mermeladas y un largo etcétera… Jackie nos contó que las visitas a la fábrica St. Bernardus eran los viernes y que por tanto nos íbamos a quedar sin verla. Aún así, accedió a llevarnos a la tienda, y de refilón pudimos ver (y oler… ya que estaban elaborando cerveza) parte de las instalaciones.

Una curiosa escultura de un lúpulo gigante en una de las salidas de Poperinge.

Tras unas compras en la tienda y despedirnos de Jackie, nos subimos al coche para dirigirnos hacia Moen, pequeño pueblo situado en el sur de Flandes occidental, casi en el límite entre Flandes y Valonia. En esta pequeña población se encuentra Alvinne Picobrowerij, desde que hace unos meses dejaran las antiguas instalaciones en Ingelmunster.

A través de un camino estrecho entre cultivos llegamos por fin a un edificio austero cuyo cartel no daban pie a confusión:



Para quien no conozca Alvinne, decir que se trata de una de las micros (o para ser más exactos, pico-cervecería) que más nombre está adquiriendo en Bélgica desde unos años hacia acá. Un ejemplo de ello es el Craft Beer Festival que organiza allá por marzo y que congrega algunas de las cerveceras con más prestigio en la actualidad dentro y fuera de Bélgica: Mikkeller, Thornbridge, BFM, Norrebro, Birrificio del Ducato, De Molen, Struise

Entramos en la fábrica, dónde nos esperaba Glenn, uno de los tres puntales de Alvinne junto con Davy y Marc. Tras un recibimiento de amigos nos empezó a enseñar los interiores de la fábrica. Maquinaria reluciente, prácticamente por estrenar, suelos y paredes impolutas, mucha iluminación… Todo realmente nuevo y dispuesto de forma muy funcional.


Tras dejar la maquinaria atrás nos dirigimos hacia dónde tenían un interesante surtido de barricas de madera: de vino tinto Borgoña, Pomerol (Burdeos), blanco de Monbazillac, entre otros. En concreto, las barricas de Pomerol se las consiguió Gabriel de su tío francés, y  seguramente en ellas harán alguna edición especial de Mano Negra. De momento esto último está en el aire.

En la foto, Glenn y las barricas.

A continuación fuimos al almacén de botellas y cajas, en cuya esquina encontramos una humilde estantería repleta de cajas. Dentro de éstas había centenares de sobres con todas las etiquetas actuales y muchísimas más antiguas, algunas de ellas auténticas rarezas. Imaginaros por un segundo delante de esta maravilla y que encima Glenn os dijera: “Coge todo lo que quieras, como si estuvieras en tu casa”. Tras el espasmo inicial me entró un subidón de adrenalina viendo los sobres. Así que desde aquí tengo que dar infinitas gracias tanto a Glenn por el detallazo (no envían etiquetas por correo de tantas peticiones como tienen), como a Gabriel por ser quien las pidió por nosotros.

En la foto, Glenn y las cajas con los sobres de etiquetas.

A continuación seguimos visitando las instalaciones, fuimos al almacén de maltas y cuando casi no me había recuperado del sobresalto de las etiquetas, entramos en una pequeña habitación que resultó ser la maravillosa tienda Alvinne. Prácticamente todos los sueños imaginables en botella hechos realidad: Birrificio del Ducato, Toccalmatto y Panil desde Italia; Thornbridge, Marble y BrewDog desde U.K.; las nórdicas Mikkeller y Haandbryggeriet; De Molen, Hitachino, BFM, y un larguísimo etcétera, además de algunas de las mejores belgas, destacando las espontáneas (Hanssens, 3 Fonteinen, Cantillon…). ¡Sin duda una de las mejores tiendas que he visto en mi vida!

Arriba una de las fotos de las estanterías de la tienda (disculpad la calidad, pero entre la poca luz y el poco espacio entre estanterías no pude sacar nada mejor).

El problema, como siempre, tener que viajar en avión. Así que nos tuvimos que conformar con 3 botellas, una Haandbryggeriet Dark Force, una Birrifico del Ducato Verdi Black Jack, ambas imperial stout, y una Haandbryggeriet Bestefar. En voz muy alta y a lo Vivien Leigh en Lo que el viento se llevó, digo que a Ceres pongo por testigo que jamás volveré a esta tienda sin una buena furgoneta para cargarlo casi todo!


Tras las compras subimos a la parte superior, donde tenían una sala con una barra, unas mesas y un par de sofás.




Allí pedimos dos tablas de degustación con cuatro de sus Alvinne Morpheus: Wild, Extra, Tripel y Dark. Además pudimos degustar Moens Blondje, la primera cerveza de prueba que elaboran en estas instalaciones y que bombean directamente desde la parte de abajo hasta la barra. Para finalizar nos pedimos una Alvinne Vuur & Vlam, una versión de la afamada IPA elaborada por De Molen.


Arriba la tabla con las distintas Morpheus de barril. Abajo la Moens Blondje y la Vuur & Vlam.



Con el reloj un tanto apretado nos tuvimos que despedir tras agradecer el maravilloso trato recibido (en esto Gabriel tuvo bastante que ver) y nos fuimos a visitar las antiguas instalaciones de Alvinne en Ingelmunster, donde por lo visto habían abierto otros cerveceros.

Una vez allí, subimos al altillo de madera que tanto había ansiado visitar previamente y nos encontramos mucha gente mayor tomando las cervezas de la casa, de nombre Eutropius.




Concretamente elaboraban dos cervezas, First Angel, una blonde de 8%, suavemente afrutada y de carbonatación muy ajustada, y una cremosa y ligera bruin de 5,5% (más bien una stout, por los prominentes torrefactos) sin nombre aún.



Tras probarlas y tomar un pequeño tentempié para salvar el ingente alcohol ingerido durante toda la mañana nos fuimos de nuevo para el coche, esta vez en dirección a Oostvleteren.

Ya allí, nos dirigimos a las instalaciones de Struise Brouwers, que se alojaban dentro de una vieja y modesta escuela. Tras admirar el patio con sus correspondientes porterías y canastas, entramos a ver las antiguas aulas con sus respectivas mesitas, sillas y pizarras.

Arriba, la fachada del edificio de la escuela, donde se alojaba Struise Brouwers.

Entramos en una de las aulas, repleta de gente. Al frente había una gran pizarra con un croquis de cómo elabora su cerveza Struise. Al fondo, donde habitualmente se sientan los alumnos más parlanchines, embusteros y demás incomprendidos de la clase, encontramos dos neveras repletas de cerveza.

Arriba, una de las mesas repletas de gente, con la pizarra al fondo.

Tras saludar y conocer a Carlo y Urbain, dos de los cuatro genios de Struise, nos sentamos en la parte final (será que de pequeños nos iba dar caña en clase…) y Carlo nos sacó unas Tjeeses, la cerveza de navidad, y Tjeeses Reserva, versión de la misma pero con 6 meses en barrica de vino Porto.

Arriba, Tjeeses y Tjeeses Reserva.

La Tjeeses normal estaba repleta de fruta (albaricoque, melocotón, ciruela…) acompañadas elegantemente por toffee y en menor grado de café. Muy sabrosa. La Tjeeses Reserva estaba mucho más redonda, con más caramelo y pasas, y al contrario que su hermana, con menos toffee y café. Final menos seco, dulzón y más duradero. Ambas riquísimas y entre las mejores de todo el viaje sin duda.

Disfrutando de los cervezones en este entrañable entorno, quedamos maravillados con la colección de antiguas botellas belgas serigrafiadas que tenían en una de las paredes.


 Arriba y abajo de estas líneas, la colección de botellas serigrafiadas.



Otra de las anécdotas fue ver la “clase” repleta de gente de todas las edades, incluso niños, como ya habéis visto en la foto de la pizarra, más arriba. En este sentido, recuerdo a Carlo sentado en una de las mesas explicándole la Struise Westoek X y la Pannepot a un chico de unos 13 o 14 años. Quien tuviera esa edad y sobretodo un maestro así… Cosas como éstas no hacen sino darte cuenta de la grandeza de este país y el respeto que le profesan a la cerveza.

Seguidamente llegó de nuevo Carlo y nos dio a probar una Pannepot Reserva 2005, que es una Pannepot envejecida 14 meses en barrica de roble francés (la Grand Reserva está 24 meses en barrica). Si hacéis unos pocos números, rápidamente os percataréis que lleva unos 4-5 años madurando en botella, por lo que si de normal ya está espectacular, esta botella lo estaba aún más. Textura muy sedosa, repleta de notas de fruta negra y madura, pasas por doquier, especias, un punto de caramelo… ¡Maravillosa!


Y ahora, si me disculpáis, quiero hacer un pequeño inciso. No me puedo olvidar de decir a todos aquellos que opinan que Struise (entre otras fábricas), es una cervecera para snobs con la cartera llena, que en la estantería de la entrada de la escuela que funciona como tienda estaba ésta y muchas otras joyas más por unos irrisorios 2,5€. Así se entiende la cantidad de gente de a pie que entraba continuamente a comprarse su cajita como quien va al supermercado y no precisamente frikis ricachones venidos de USA. Así que siento ponerme así pero lo de cervecera snob si no os importa lo dejamos de lado y en todo caso ponemos esas etiquetas a aquellos que quieran forrarse aprovechando el tirón y la fama de Struise.

Arriba parte de la estantería con las cervezas que tenían disponibles para comprar.

Una vez hecho el inciso que no quería dejar pasar volvamos con la entrada. Tras ésta cerveza, Gabriel volvió a interceder por un servidor y muy amablemente Carlo nos regaló un buen puñado de etiquetas, algunas de ellas verdaderamente raras. Así que al igual que con Alvinne, quiero dar las gracias desde aquí a Carlo, ya que están verdaderamente hartos de recibir peticiones de etiquetas por mail de gente que ni tan solo ha probado sus cervezas así que es justo reconocer que tuvieron un gran detalle con nosotros.

Arriba, Carlo y la "despensa del placer".

Y así, cargados de nuevo nos despedimos y nos fuimos para el coche con otra meta de fábula en mente: la maravillosa ciudad de Brujas. Pero esto, mejor lo dejo para el siguiente post… ;P

24 comentarios:

  1. Que buenas rutas cerveceras por el país de la cerveza Bélgica, una pena que en España se beba una cerveza de tan mala calidad...y la que es buena es demasiado cara porque es de importación ¿Alguna solución a esto?
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Envidia terrible, como siempre. Eso sí, lo he decidido, en Febrero/Marzo me largo a Bruselas.

    ResponderEliminar
  3. Si a mi también me da una envidia terrible ya que esas cervezas son estupendas y las que tomamos en España como dice Iker no tienen nada que ver. Bueno, al menos tenemos unos vinos de calidad. Yo quiero hacerme una ruta de vinos dentro de poco ya que de cerveza no puedo ¿Alguna sugerencia?

    ResponderEliminar
  4. Bueno Elena, yo creo que hay muchas opciones en España ¿Qué zona quieres? Norte, sur, centro...especifica un poco más si quieres que te ayudemos. A mi la ruta que más me gusta es la de La Rioja porque esta muy bien preparada y los colores rojizos que tiene la tierra me gustan mucho y más en esta época que acaba de empezar el otoño. El Sur también esta muy bien, con mucho encanto y personalidad...Galicia es interesante si te gusta el alvariño y el marisco sobre todo....yo la última vez hice una ruta por Catalunya y me encantó te dejo un link por si te interesa http://www.clubtorres.com/es/inicio

    ResponderEliminar
  5. Iker, no estoy del todo de acuerdo con que la cerveza de importación sea sinónimo de cara. Hay mucha cerveza barata y de mucha calidad de importación. De todas formas, si no te importa, este tema, aunque interesante, prefiero dejarlo para otra entrada ya que creo que no termina de ir con ésta entrada. Gracias.

    Elena y Gorka, no se si seréis amigos de Iker, porque no os conozco, pero me da la impresión que os habéis hecho el camino unos a otros para hacer publicidad encubierta sobre una marca en concreto de vino. Si queréis hablar de cerveza aquí tenéis un espacio abierto, incluso sobre vino, pero hacer publicidad encubierta y gratuíta os agradecería que os la guardarais. Muchas gracias.

    Embracing, me alegro mucho de esa decisión. La verdad que si yo pudiera me iba de nuevo ahora mismo, jeje!!

    ResponderEliminar
  6. Embracing,

    En Marzo volvemos para el Alvinne Festival. Si quieres nos coordinamos para vernos por alli.

    Pau, lo de las etiquetas a ver como me lo pagas jajajaja

    G.

    ResponderEliminar
  7. Gabriel, pues si, la verdad que te estaré eternamente agradecido por las etiquetas!!

    ResponderEliminar
  8. Soy el hijo de Txema... mi padre está desenfundando la pistola para poner fin a su triste existencia... Aunque va a tener que sufrir porque en casa sólo las tenemos de plástico... yo también quiero ir a la escuela de Struise... a mis 3 añitos me aceptarán?

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja! Txema, no sabes como me he reído con el comentario!!! Jaja! Que tío... Pues pequeño vikingo, ya sabes, a tomar mucha cerveza (sin alcohol eso si), y a crecer pronto, que tu papi tiene mucho viaje cervecero pendiente... Y si, hablamos con Carlo y seguro que te acepta en la escuela... Jaja!! Qué crack!

    ResponderEliminar
  10. Que gustazo leerte! No tenía ni idea de que a las Struise se las acusaba de ser para snobs, es una de esas marcas que siempre me ha apetecido probar y viendo la visita ahora más :-)!

    Ya tengo ganas de leer la de Brujas, estuve sin tener mucha idea y entré en el restaurante Gambrino (un poco al tuntun) y... Joer pedazo de carta, pesaba un quintal! También estuve en una tienda que era enorme, con un sótano con miles de botellas... Me sorprendió mucho, la verdad. Y la ciudad es muy bonica.

    Tengo que volver a Bélgica ahora que estoy tomando buena nota de tus entradas :-D.

    ResponderEliminar
  11. ¡Me ofrezco para ayudarte a cargar la furgo! No tengo furgo, pero sí unos brazos acostumbrados a levantar cerveza :-)

    ResponderEliminar
  12. Buenas! Soy Anna de Olot. Ivan me había dicho que le echara un vistazo a las entradas que habías hecho del tour y me he quedado alucinada. Cuanto detalle… así me parece estar viajando yo también.
    Habéis tenido mucha suerte de poder visitar Alvinne y la escuela de Struise. Cuando fuimos nosotros Alvinne estaba cerrado y en la escuela no había nadie porque estaban embotellando en Deca. Bueno... así tenemos excusa para volver.

    ResponderEliminar
  13. Conforme avanzan las entradas me da más y más envidia, ¡qué pasote chicos! Me ha encantado el rollo del local de Alvinne, si las circunstancias (entre económicas y burocráticas) hubiesen sido más favorables, ya tendríamos algo así en Madrid, pero... :(

    ResponderEliminar
  14. Deigote, pues si, hay gente que ve a Struise y sobretodo a alguna de sus cervezas como un producto snob y es una imagen totalmente equivocada que ni buscan los cerveceros ni cuesta un precio para pensar así. De Brujas, pues cuando tenga un rato escribiré la entrada pero me temo que algunos lugares te serán muuuy familiares, jeje!

    Birraire, te apunto el primero de la lista para el furgoviaje! Jaja!

    ResponderEliminar
  15. Anna, la verdad que si tuvimos suerte con Alvinne y Struise. Lo de las visitas es que o controlas los horarios o lo más fácil es toparte con las puertas cerradas. Casi siempre que alguien me ha hablado de su viaje a Bélgica me ha comentado que se encontró bares o fábricas cerradas, pero bueno, esa es una de las cosas buenas de llevar al malagueño como capitán, jeje!!

    Txolo, si lo llego a saber hacemos un viajecito más cutre así no dábamos tanta envidia...jeje! Fuera coñas, sobre Alvinne pues si, la verdad que estuvo muy bien, y lo de sus cervezas pues nada, yo no desesperaría, hombre! De todo se aprende!!! Arriba el comité!

    ResponderEliminar
  16. Hola lupuler@s!!!!
    Mi comentario de la IV desapareció, no pasa nada. Acabo de entrar y me veo el V con 15 comentarios... y claro, habéis hecho todo un trabajón, valió mucho la pena el viaje, para vosotros, y a los "de aquí" nos saliva la boca con la lectura y las fotos, empar

    ResponderEliminar
  17. Empar, pues no se nada de un comentario tuyo desaparecido... Aún así, sorry!! Si por cada comentario que me habéis reclamado le hubiera reclamado yo 1€ a Google tendría para montar un emporio!!

    ResponderEliminar
  18. Ups, espero no haber hecho ningún spoiler :-S... nada, nada, no digo más, ya comentaré en la entrada que hagas de Brujas, que gracias a ella seguro que la próxima vez que vaya, que no será dentro de mucho, tendré gran información de primera mano :-D.

    ResponderEliminar
  19. Deigote, lo del spoiler... mmmm... déjame pensar...jajaja!

    Sobre lo de Brujas, pues a ver si tengo un segundo y lo publico mañana como mucho (no prometo na').

    Saludos!

    ResponderEliminar
  20. Gracias Juan. Me alegro que te guste.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  21. Hola,
    Habéis probado cervezas de Alvinne elaboradas con la nueva maquinária y con la maquinària antigua? Alguna diferencia significativa?
    saludos y envidias....sanas...!
    Kevin.

    ResponderEliminar
  22. Una fantastica serie de entradas estas del viaje a Bélgica...yo lo calificaria casi de verdadero "periodismo cervecero".
    De verdad, estoy disfrutando como nunca leyendote, perfecto en la narración y las fotos.
    Sigue asi de bien y gracias!!

    ResponderEliminar
  23. Kevin, desgraciadamente (y si no me equivoco) las Alvinne que probamos aún eran las de la antigua fábrica. La única nueva era la Moens Blondje y era una receta distinta, así que siento no poder ayudarte. Saludos!

    Enric, al final entre todos conseguiréis subirme los colores... jaja! Fuera coñas, me alegro que te gusten las entradas del viaje y espero que siga así con las próximas (que ya quedan muy poquitas...). Gracias a tí.

    ResponderEliminar