12 ago. 2010

Segunda parada: León y Carrizo.

Tras el primer día (corto pero intenso) nos levantamos (belguitis burgalesa incluida) para marcharnos hacia León. Los 200 Km. de carretera pasaron rápido (sobretodo porque no conducía yo…) y tras la rápida descarga nos fuimos a patear por el centro.

Cuando el subidón de azúcar nocturno estuvo suficientemente menguado nos fuimos a comer. Nos dejó muy sorprendidos que en León, por cada consumición dieran una tapa de tamaño considerable… Tras cargar fuerzas (siesta incluida), nos fuimos hacia Carrizo de la Ribera, el pueblo de cultivo del lúpulo por excelencia de la península. Allí iba a tener lugar la V Feria del Lúpulo y la Cerveza, donde habíamos quedado con Gabriel y Marya, unos verdaderos belgófilos de Málaga. A Gabriel apenas lo conocía de un par de semanas antes por su blog recién abierto, pero ello no impidió que nuestra vena “trapicheadora” entrara en acción (viendo su bodega... a ver quien se resiste!). Charlando, nos dejaron impresionados porque se conocían mejor Bélgica que yo mi propia habitación: cervecerías, rutas en coche, fábricas… Y así, de tan a gusto que estábamos se pasó la tarde y no vimos nada de la feria (lo dejaríamos para el día siguiente).

Ya de vuelta a León fuimos a comer: algo de cecina (¡un escándalo!), embutidos varios, croquetas (a quien corresponda, no va con segundas…) y unas Estrella Galicia 1906 de tirador sorprendentemente buenas. Más tarde nos reencontramos con los belgas afincados en Málaga (casi es como si lo fueran…) en la única referencia puramente cervecera que conocíamos de la ciudad: La Céltica (C/ Cervantes nº8). Cualquier idea previa se fue a tierra ya que era enorme, estaba abarrotada y tras la marabunta había una barra con ¡20 tiradores! Abrumados más por la cantidad que por la calidad nos decantamos por unas Chimay Blanche (tres de los cuatro) y por una Diebels Alt. Tras unas cuantas rondas nos fuimos a descansar.


La mañana siguiente, callejeando por el centro, nos topamos con un local (cerrado a mediodía) en el cual había un cartel: Cask Ale Festival 2010. Sorprendidos, nos quedamos con el nombre, Cervecería La Mundial, y nos marchamos hacia Carrizo, esta vez para encontrarnos con Ivan (Fivixx) y Tania. Tras la agradable charla/comida (no podía ser de otro modo al poder conocer por fin el autor del blog que me enganchó a esto de cibernética cervecera) dimos la vuelta de rigor por todas las carpas (incluida la informativa sobre las variedades y el cultivo del lúpulo) y asistimos a una charla (muy corta) sobre la necesidad de cambiar las variedades cultivadas para tener mayor producción y sobre algunas subvenciones que iban a dar a los agricultores.

Tras cargar los bolsillos con algunas flores de lúpulo nos fuimos a dar una vuelta por los alrededores, a ojear los campos (no me iba a ir de allí sin verlos de cerca…). Después de esta bucólica visita (y tras otro pequeño intercambio) nos despedimos temporalmente de Iván y Tania (nos volveríamos a reencontrar en Asturias).


De nuevo en León, después de cenar, nos fuimos pitando hacia La Mundial (Plaza del Conde Luna nº12). Aún recuerdo la conversación por teléfono entre Gabriel y yo: “¿Tío, por dónde estás? Vente para aquí inmediatamente… no sabes lo que me he encontrado… vas a flipar…” Y Gabriel entrecortado sin poder articular frase alguna… (poned voz andaluza): “Pero es que tenemos mesa guardada para vosotros en la Céltica y os estamos esperando” “Que no Gabriel… dejarlo todo y veniros ya!”. 5 minutos después, todos juntos, la noche no había hecho más que empezar… Veintitantos tiradores, centenares de botellas repartidas en 9 neveritas, en cuyo interior había entre otras cosas 9 Flying Dog, varias Anchor, Great Divide, Samuel Smith… Belgas para parar un barco… No os digo la hora que salimos de allí porque cerraban el local mañana mismo.

Lujuria, gula, avaricia, envidia… Todo se dio esa noche. 2 bolsas llenas de botellas vacías dieron fe de ello, y hasta aquí puedo leer. Y lo peor es que Gabriel y Marya pocas horas después se iban de retorno hacia Málaga en su coche y nosotros para Asturias, donde en principio teníamos pensado empezar la ruta cervecera del viaje…

Antes de despedirnos, y ya para terminar (se me ha ido la mano escribiendo), Gabriel me dijo agarrándome el brazo: “Te voy a decir una cosa… Tómalo en serio… A pesar que apenas nos conocemos… cuando vayas a Bélgica… no lo hagas con furgoneta… o te volverás loco…”. Y es que por poco no hacemos noche en la cervecería con todo lo que quería probar. Y así fue como nos despedimos de esta encantadora y belgófila parejita (esperemos que hasta dentro de poco tiempo). Un auténtico placer.

16 comentarios:

  1. ¿No te habrás quedado con el nombre de la calle de la mundial? En la foto chiquitita de la nevera he acertado a distinguir unas botellas de la Ellezelloise y eso para mi ya es motivo para coger el coche de camino a León.

    ResponderEliminar
  2. Devuelve el lúpulo al señor Jacinto, cobardeeeee

    Genial post, estaba buena la Alt? yo siempre la tomo ahí, eso y Chimay Blanche, claro, aunque la cervecería es fea con avaricia, la oferta si se elige bien, es buena

    Ahora que hay que pasar por la Mundial pero ya, creo recordar yo la calle Iván, creo, eh no me hagas mucho caso jejejee

    Haiga Salú,

    ResponderEliminar
  3. La calle de la Mundial es Plaza del Conde Luna nº12 (está pegada al edificio del mercado, como ya os dije).

    Fivixx, pues en la foto sólamente pongo 4 de las 9 neveras que había... Imagínate...

    Pues en la nevera a la izquierda de las Ezelloise había unas rarezas belgas de una tal Brasserie De Bie, con unas etiquetas divertidas y raras de cojones... Merece mucho la pena esa cervecería.

    ResponderEliminar
  4. Chela, el lúpulo por lo visto era de "libre disposición..." jajajajaja!

    La Alt me sorprendió y estaba bastante bien aunque tampoco me quedé prendado de ella...

    Me extraña que no hayas hecho ningún comentario de las dichosas croquetas... Rosana se debe haber partido imaginándote... jejeje! 1000:200:200 era, no? Jejeje!

    ResponderEliminar
  5. Ya he añadido en el post las direcciones de las cervecerías. Un despiste...

    ResponderEliminar
  6. no coño entre no,por por,jejeje, es que se me pasó intentado encontrar un poco de cerveza que no fuera Gasolina en esas neveras, mi madre cuanta puxarra belga veo por ahí jejejjejee

    200 x 200 por un litro e infusionar el jamón en la leche, cuando la leche hierva se echa de golpe en el roux( nombre que se da a la harina cocinada en grasa) y se remueve y remueve, el truco es ese, remover hasta que queden sin grumos. Dejar enfriar, amasar, pasar por huevo y pan rallao, freir en aceite de oliva y alegría en vuestra mesa. Cerveza para acompañar, casi cualquiera, las croquetas como la tortilla de patata para mí son neutras a la hora de maridar o sea una maravilla ejejejjeej

    P.S.- Por fín un poco de paz jejejejeje

    ResponderEliminar
  7. Joer onde yo decía, en serio, en un local que antes fue un antro de mucho cuidao, sí, ostia más centrico imposible, el Presi y yo recomendamos el Hotel Ricón del Conde, que está a 300 metros de la plaza, aunque si entrais a las 6 de la mañana y en globo igual sale caro jejejejejejej

    Me parece a mi que igual hay que hacer una excursión en setiembre hasta allá jejejejejee

    ResponderEliminar
  8. Pues si vais para allá, recordarle al tipo de detrás de la barra (un trabajador, que no el jefe del local) que me conoceis a mi: "el valenciano que se volvió loco y le dejaste entrar detrás de la barra a hurgar entre las neveras...". El pobre se partía viendome hablar por teléfono con Gabriel, y después viendo la cantidad de cervezas que tomábamos... El tipo pensaría que estaba loco con tanta cerveza (y mucho tampoco se equivocaba...).

    ResponderEliminar
  9. Lupulo, la Ronda fue pagada: http://manzapivo.blogspot.com/2010/08/la-ronda-n-26-pagando-la-cuenta.html
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Pau,

    Gracias por tus comentarios. Me ha gustado recordar de nuevo el par de días que estuvimos por Leon

    Desde luego una ciudad para volver, en todos los sentidos.

    Un saludo,
    Gabriel

    ResponderEliminar
  11. Gracias? Ya sabes... a pasar por caja! Lo dejo a tu elección... Pay-pal, nº de cuenta... Pero que no se entere nadie, eh? Jejejeje.

    Un placer encontrarnos. Dale recuerdos a Marya y esperemos vernos pronto. Recuerdos de Rosana.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Un placer volver a recordar todos aquellos momentos, me ha gustado mucho el resumen Pau, jeje.

    Gracias Chela por recordarme la tan preciada receta, aunque no se me habia olvidado aun, jejeje.

    Creo que si sale bien alguien se va hartar de comer croquetas. Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Me apunto a las croquetas y a las birras... y a visitar León, Burgos, Asturies.... borrachuzos/as!!!! Mamones!!! Me voy a Almería a ver si pesco una gamba... porque allí de birra, creo que lo justo!!....

    ResponderEliminar
  14. M'alegre de que t'agrade Rosana, encara no m'havies dit res!

    "Cocretas"... a que mala hora saqué el tema, jejejeje! Pues nada una temporadita "a régimen "cocretil".

    Txema, pues ya sabes, la próxima excursión nos vamos juntos (ahora bien, a Almería no, que hay mucho desierto...). Que vaya bien por allá, y controla las gambas no sea que te suba la gota!!!!!

    ResponderEliminar
  15. Quina marxa porteu i dissabte de matí, en dejú com aquell qui diu!!!!

    ResponderEliminar
  16. Ei... que vols que li fem! Tanta cervesa...jejejeje! D'una ressenya d'un viatge a León acabem parlant de croquetes!

    Salutacions, Empar!

    ResponderEliminar